En qué invertir mi dinero: productos de inversión
Invierte

Productos para invertir: qué opciones existen y cómo funcionan

Ahora que has decido que debes invertir una parte de tus ahorros vamos a ver en qué puedes invertir tu dinero. Hay muchísimos productos para invertir distintos: acciones de empresas, deuda pública, inversión inmobiliaria, etc.

No te estreses, estamos contigo. Vamos a repasar las opciones que tienes para invertir. Y para hacerlo más claro primero veremos lo que significa renta fija y variable. Una vez explicado, veremos los principales productos disponibles para invertir que tienes a tu alcance.

Productos para invertir dinero, qué opciones tengo y cómo funcionan.

Un consejo de amigos: estudia bien aquellos productos en los que quieras invertir. Es cuando inviertes en cosas que no entiendes o no conoces cuando es más probable que pierdas dinero.

Comencemos con los tipos de renta que existen.


Renta fija y renta variable. ¿A qué nos referimos?

Todos los productos de inversión se pueden clasificar entre renta fija y renta variable. La diferencia principal entre estos dos grupos es si el beneficio de la inversión está fijado o no desde el principio.

Vamos a verlo con más detalle.

Renta fija

La renta fija se refiere a aquellos productos donde sabes exactamente cuanto dinero recibirás al final de la inversión.

Para muchas personas éste es un atractivo muy grande, pues aunque la renta fija ofrece beneficios más pequeños que la renta variable, tiene una seguridad más alta. Si se te para el corazón cada vez que las bolsas suben y bajan, entonces la renta fija no te dará sustos. Pero ten en cuenta que tu inversión tampoco crecerá mucho, riesgo alto y beneficios altos van de la mano.

Vamos a ver como funciona con un ejemplo:

Decides invertir 1.000€ en renta fija, y lo haces en un producto que tiene una duración de 1 año y ofrece un interés del 10%. Así, después de un año recibes los 1.000€ que invertiste más 100€ de beneficio por el interés que te han pagado, en total 1.100€. Como ves, en el momento de invertir el dinero ya sabías cuanto recibirías al final, solo tenías que esperar a que pasara el tiempo acordado.

Productos para invertir: la renta fija
Con la renta fija te evitarás infartos al bajar los mercados

Cuando inviertes en renta fija le estás prestando dinero a alguien. Puede ser un gobierno o una empresa, pero en cualquier caso al hacer la inversión tú haces un préstamo y recibes tu dinero inicial (lo que invertiste) más un interés por dejar ese dinero. Es lo mismo que ocurre cuando le pides un préstamo al banco, pero en este caso eres tu quien le presta a un estado o una empresa.

La renta fija se divide en:

  • Deuda pública Está formada por productos emitidos por los gobiernos. Los más habituales son las Letras del Tesoro y los Bonos Estatales.
  • Deuda privada — En ella encontramos los bonos emitidos por las empresas privadas y ciertos productos ofrecidos por la banca, como pueden ser los depósitos bancarios.

Renta variable

La renta variable son todos los productos cuyo valor cambia en el tiempo. Es decir, sabes cuánto has invertido, pero no sabes cuánto dinero obtendrás al final. Por lo tanto el beneficio de la inversión no está fijado, sino que es variable.

Como no puedes saber seguro como evolucionará el valor de tu inversión, los productos de renta variable son más arriesgados que los de renta fija. Pero al mismo tiempo suelen ofrecer beneficios mayores

Una característica común de estos productos es que al adquirirlos estás comprando algo. Por ejemplo, al comprar una acción de una empresa pasas a ser propietario de un trocito de esa empresa. O en el caso de comprar un inmueble, eres propietario de ese inmueble. No obstante, no todos los productos de renta variable proporcionan una posesión tan directa de algo, como explicaremos más adelante.

Dentro de la renta variable los productos estrella son las acciones de empresas, pero en realidad hay muchas más alternativas en esta categoría. Por ejemplo la inversión inmobiliaria es renta variable, al igual que las materias primas, los fondos de inversión, etc.

Recuerda, en renta fija sabes desde el principio el beneficio que obtendrás, siempre que mantengas tu inversión hasta el final del préstamo. En cambio con la renta variable nunca puedes saber de antemano el beneficio total de la inversión. ¡Tenlo en cuenta cuando elijas donde colocar tu dinero!

Ahora que ya conoces las diferencias entre renta fija y variable es momento de ver qué tipos de productos tienes a tu alcance para invertir en ellos, en qué se basan y qué características tienen.

Productos para invertir en renta fija

Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones de los estados

Estos son los productos de deuda pública que existen en España. Tienen a un estado detrás de respaldo, así que se pueden considerar de los productos financieros más seguros que hay, pero no ofrecen una gran rentabilidad.

  • Letras del Tesoro — Son corto plazo, es decir, que el préstamo dura 18 meses o menos. El día que compras la Letra pagas su valor inicial y cuando el préstamo termina, recibes el dinero que invertiste más un beneficio. Por ello en las Letras del Tesoro no verás ningún beneficio hasta que finalice el plazo de la inversión.
  • Bonos del Estado y Obligaciones del Estado — Se consideran largo plazo, hasta 5 años en el caso de los Bonos y hasta 30 para las Obligaciones. El beneficio se va recibiendo cada cierto tiempo, y al llegar la fecha final del producto se recupera la inversión inicial.

Este tipo de deuda se puede comprar a través de las oficinas del Banco de España y desde hace un tiempo a través de la web del Tesoro Público.

Productos para invertir: la deuda pública
Los bancos centrales de los países son los emisores de deuda pública


Bonos y obligaciones de empresas

Funcionan de manera idéntica a la deuda pública, con la diferencia de que se está comprando deuda a empresas privadas. Así, depende de la solvencia de la empresa ser capaz de devolver el dinero que le has prestado. 

En el mundo hay muchísimas empresas, por lo que la deuda privada ofrece un catálogo mucho más amplio en el que invertir. No obstante, debes asegurarte lo máximo posible que la empresa será solvente mientras dure el producto contratado. Por muy buen beneficio que prometan, de nada servirá si al final del plazo no recuperas tu dinero.

Para adquirir este tipo de deuda necesitas algún intermediario, ya que las compañías no suelen tratar con los inversores individuales directamente, pero puedes acudir a los bancos de inversión. Muchos de ellos ofrecen estos productos. Además, actualmente hay plataformas online que permiten el intercambio de estos títulos entre particulares. Así, aunque no puedas comprar deuda directamente a la empresa, sí puedes comprársela a una persona que ya la tenga.

Productos para invertir en renta variable

Acciones de empresas

Son el producto de renta variable más conocido y al que más personas acuden a la hora de invertir. Las acciones son participaciones de una empresa. En otras palabras, son porciones de la empresa que ésta pone a la venta y tú estás comprando. Por ello, cuando adquieres acciones de una compañía te estás convirtiendo en co-propietario junto con el resto de accionistas.

Eso significa que cuando a la empresa le va bien y reparte beneficios entre los propietarios, tú también te llevarás una parte en forma de dividendos. No solo eso, si no que la acción subirá de valor y tu inversión crecerá. Pero si las cosas van mal también sufrirás las pérdidas. Compartirás el destino de la compañía mientras conserves sus acciones.

Productos para invertir: las acciones son la inversión más famosa en la renta variable
Las acciones de miles de empresas se pueden comprar en las bolsas de los países

Las acciones son productos que se negocian continuamente en las bolsas de los países. Puedes invertir en las empresas de tu propio país o en las de otros mercados si lo prefieres. Gracias a todos los servicios de banca online que existen es bastante fácil invertir en acciones a través de casi cualquier banco.

Antes de que compres acciones de empresas es importante que mires lo siguiente:

  1. Las comisiones que el banco te cobrará por comprar, vender y mantener acciones. Tenlo en cuenta para que tus beneficios no se pierdan en esas comisiones.
  1. La manera en cómo elegirás las acciones a comprar. Busca las empresas que puedan proporcionarte más beneficios y minimizar los riesgos. ¡No quieres poner tu dinero en una mala empresa!

Para saber más sobre cómo comprar acciones en bolsa no te pierdas nuestro artículo dedicado a ellas.

Fondos de inversión

Otro producto para invertir muy popular. La idea base de un fondo es que recopila el dinero de muchos inversores para crear un capital muy grande y así poder hacer grandes inversiones, con las ventajas que ello conlleva. Por ejemplo, los fondos son capaces de invertir en muchos activos diferentes a la vez, es decir, pueden diversificar mucho sus inversiones.

Los fondos cuentan con equipos que los gestionan, por lo que son una buena opción si quieres invertir de manera fácil y sin complicarte la vida. Así que solo tienes que buscar un fondo de inversión de un tipo concreto que te interese y dejar que el equipo gestor se encargue del resto. 

Cada tipo de fondo invierte en diferentes productos según sus objetivos. Dependiendo del tipo de activo en el que se especialicen, los fondos se pueden dividir en:

  • Fondos de renta fija — Solo invierten en la compra-venta de productos de renta fija. Tienen un riesgo menor que sus “hermanos” de renta variable, pero a su vez sus beneficios suelen ser más bajos.
  • Fondos de renta variable — Están especializados en invertir en acciones de empresas privadas. Dependiendo del fondo se puede concentrar en acciones de un país, industria, continente, etc., o bien ser más generales y actuar en múltiples mercados.
  • Fondos mixtos — Mezclan sus inversiones de renta fija con renta variable. Intentan de esta manera reducir el riesgo en sus inversiones al poner dinero en productos de diferentes tipos.
  • Fondos monetarios — Su actividad se centra en los activos de renta fija que vencen en el corto plazo, es decir, que se harán efectivos en 12 meses o menos.
  • Fondos de fondos — Son fondos de inversión que invierten en otros fondos de inversión cotizados en bolsa, o según sus siglas en ingles ETFs, exchange-traded funds (sí, es como el Inception de los fondos de inversión 😀 ). 
  • Fondos globales —  No están limitados a invertir en un activo en concreto ni en una región en particular, sino que pueden invertir casi en lo que quieran y dónde quieran con el objetivo de maximizar beneficios. 

Si te interesa invertir en fondos de inversión te invitamos a leer nuestro artículo sobre fondos y cómo invertir en ellos. ¡Son todo un mundo en si mismo! Además también podrás descargar gratis una guía muy útil con los pasos para elegir un fondo de inversión 😀

Productos para invertir - guía para escoger fondos de inversión

Inmuebles

Los inmuebles son otro tipo de inversión muy conocido. Esto se debe principalmente a tres factores:

  1. Se trata de una inversión en algo tangible. Cuando inviertes en inmuebles, puedes ver la propiedad que has comprado, tocarla, hacerle fotos. Está ahí y no se va a ir a ninguna parte.
  1. Estamos muy familiarizados con ellos. Y es que todos vivimos en inmuebles, en casas. Tenemos ideas de como valorarlos y sabemos lo que nos gusta o no de ellos. 
  1. Durante bastante tiempo los mercados inmobiliarios han vivido épocas de grandes subidas que han fomentado la idea de ser inversiones seguras y que siempre crecen de valor. Sin embargo, en los últimos años la realidad ha demostrado que todo lo que sube puede bajar.
En qué invertir: los inmuebles son un producto muy común y popular
Todos los propietarios de viviendas son ya inversores

La inversión en inmuebles puede llegar a dar buenos beneficios en poco tiempo si se escoge el tipo de propiedad y la zona adecuada. Pero al mismo tiempo también se pueden producir bajadas en los precios o dificultades a la hora de vender o alquilar que provoquen pérdidas.

Algo curioso es que cuando alguien compra un inmueble, ve normal y necesario comprobar su estado, comparar la propiedad con otras de la zona y estudiar las comisiones e impuestos de la hipoteca. Es lógico, es una gran compra. Pero al mismo tiempo cuesta darse cuenta de que es el mismo ejercicio de investigación que se debe hacer para cualquier tipo de inversión: acciones, fondos, etc. Así que ya sabes, toca estudiar con cariño todos los productos en que decidas invertir tu dinero.

Productos derivados

En esta categoría se incluyen productos para invertir que basan su valor en lo que llaman un activo subyacente, o lo que podríamos llamar activo ”base”. El activo subyacente puede ser una acción, un bono, una materia prima, etc. Al variar el precio de ese activo el del derivado también cambia. Algunos de los derivados son los Swaps, Futuros, Forwards, Opciones, Warrants, etc. 

Los productos derivados tienden a la especulación y al corto plazo, por lo que aunque pueden conseguir rendimientos altos también comportan muchos más riesgos.

Además se trata de productos difíciles de entender. Por ejemplo, con una acción sabes que has comprado una parte de una empresa, eres en parte propietario de ella. Pero con los derivados realmente lo que compras son opciones, apuestas futuras y demás.

Por eso, te recomendamos que tengas cuidado si decides invertir en derivados. Algunas personas han ganado mucho dinero con ellos, pero muchas otras han perdido buena parte de lo que tenían.

Si te interesa saber más detalles sobre los productos derivados, te invitamos a leer el artículo en nuestro Diccionario: Derivados financieros.

Materias primas

Otro producto de renta variable que está siendo más accesible a los inversores no profesionales es el de las materias primas. 

La idea básica es que contratas un producto que sube o baja según el valor de la materia en cuestión. En muy pocos casos vas a poder comprar el material y guardarlo físicamente en un lugar para venderlo más tarde. Eso se podría hacer con pequeñas cantidades de algún metal precioso como el oro, pero dudamos que vayas a tener una tonelada de aluminio en el salón de tu casa para venderla dentro de un mes 🙂

Como en el caso de los derivados, todos los productos que utilizan activos subyacentes pueden ser problemáticos y demasiado arriesgados para invertir en ellos si no sabes exactamente lo que estás haciendo. Sentido común ante todo. Si estás interesado en invertir en materias primas, puedes hacerlo a través de bancos de inversión.

Otros productos para invertir

Hasta aquí hemos visto muchos productos financieros y de otros tipos en los que puedes invertir, pero en realidad se puede invertir en casi cualquier cosa. Hay personas que invierten en coches antiguos, sellos, botellas de vino, libros de la edad media, cromos de béisbol, obras de arte, … . La lista no tiene fin.

En qué invertir: alternativas. Otros productos menos conocidos
Ahora te lo pensarás dos veces antes de abrir esa botella que tenías guardada.

Este tipo de inversión no es distinto a cuando intercambiabas cromos de fútbol de pequeño, con la diferencia de que se manejan sumas de dinero mayores. Todo lo que tenga valor para varias personas y que pueda ser negociado y vendido, puede convertirse en una inversión.

Aunque estos mercados existen, conseguir grandes beneficios en este tipo de inversiones puede ser muy difícil. Se trata de productos muy específicos que no suelen tener una demanda muy grande.

En este caso las reglas y los principios a seguir son todavía más difusos, ya que todo depende enormemente de en qué inviertes. No funcionará igual el mercado de sellos que el de botellas de vino. Necesitarás investigar muy bien el “mundillo” en cuestión antes de meterte en él.

Con esto finalizamos este repaso de productos en los que puedes invertir. Hemos visto las diferencias entre renta fija y variable, y hemos hecho un repaso de los principales productos de inversión que están a tu alcance. Con toda esta información te será mucho más fácil elegir un producto adecuado para ti y empezar a invertir.

¿Ya inviertes en alguno de estos productos? ¿Conoces algún otro producto de inversión que quieras compartir con nosotros? ¡No dudes en dejar tus comentarios más abajo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *