Cómo invertir en bolsa: guía para principiantes
Invierte

Cómo empezar a invertir en bolsa

Todos los que nos preocupamos por nuestras finanzas nos hemos hecho esta pregunta tarde o temprano: ¿cómo empiezo a invertir en bolsa? Vale, tengo mis finanzas ordenadas y tengo claro que la mejor forma de sacar partido a mi dinero es invirtiendo. Me he informado sobre algunos productos pero, ¿cómo sé lo que me conviene? Y sobre todo, ¿por dónde empiezo? La avalancha de información es tremenda y lo que más nos paraliza es el miedo a equivocarnos con nuestras inversiones. 

Es normal que surjan todos estos miedos, pero lo más importante es que has decidido dar el paso y empezar a invertir. Eso es mucho mejor que no hacer nada. Así que vamos a guiarte a través de los pasos para que empieces a invertir en bolsa hoy mismo, y que te permitirán en muy poco tiempo, poner en marcha tu cartera de inversión. 

¡Vamos allá! ¡Anímate!  

Cómo empezar a invertir en bolsa: la guía paso a paso.

¿Qué tipo de inversor eres?

Para empezar a invertir en bolsa es básico saber qué tipo de inversor eres. Debes conocerte para saber qué productos de inversión se adaptan mejor a tu perfil y dónde te conviene colocar tu dinero.

Todos tranquilos, no se trata de psicología avanzada ni hace falta leer a Freud, simplemente te ayudará hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Toleras el riesgo?

Es una de las características básicas de tu carácter que debes conocer, ya que determinará el tipo de inversiones que puedes hacer.

Si te paraliza la idea de ver cómo tus inversiones bajan cuando entras en tu cuenta, los productos con mayor riesgo te provocarán un infarto. En cambio, si al ver una película de miedo tu pulso no se inmuta, podrás elegir inversiones de más riesgo sin que afecte tu salud. 

  1. ¿Cuál es tu plazo de inversión? 

Cuando visualizas tu plan de inversión ¿cuánto tiempo planeas mantener esas inversiones? ¿Un año, cinco, diez años? No es lo mismo invertir en activos que quieres vender en un año que hacerlo en productos que vas a mantener durante diez años.

Nosotros siempre recomendamos invertir en el largo plazo, eso es un horizonte mínimo de 5 a 10 años. Debido al efecto del interés compuesto, que hace crecer los beneficios exponencialmente, en general los mejores resultados se obtienen en el largo plazo. Para saber más sobre el interés compuesto visita nuestro artículo.

En el corto plazo hay algunas personas que ganan dinero, pero es más difícil conseguirlo. Las comisiones de entrada y salida de la mayoría de productos financieros te comen vivo si operas a corto plazo, ya que estás comprando y vendiendo activos a menudo.

Sea cual sea tu plazo de inversión no inviertas dinero que necesites para tu día a día. Así evitarás retirar el dinero en el momento inadecuado porque lo necesites para un imprevisto que pueda surgirte.

Para afrontar los imprevistos, lo ideal es contar con un fondo de emergencia. De esta forma estarás protegiendo el dinero de tus inversiones. Te guiamos paso a paso para crear un fondo de emergencia fácilmente en este artículo.

  1. ¿Quieres gestionar tus inversiones o prefieres despreocuparte?

Hay personas que si no tienen el control total de lo que hacen con su dinero no están tranquilas, mientras que otras están cómodas delegando esas responsabilidades a otros.

Si prefieres tener mayor control de en qué inviertes, necesitas productos que te permitan elegir dónde poner tu dinero y gestionarlo. Por otro lado, si prefieres invertir dinero y olvidarte durante un tiempo tendrás que optar por opciones que automaticen las inversiones. Por ejemplo, contratando un servicio de Robo-Advisor.

¿Qué quieres? Más comodidad o más control, esa es la cuestión.

  1. ¿Cómo son tus conocimientos de finanzas?

No debe invertir igual una persona que apenas sepa nada de finanzas que alguien que haya estudiado sobre el tema. Tener más conocimientos te permite invertir en una variedad mayor de productos, y sobretodo hacerlo en aquellos que requieren una atención más detallada.

Pero eso no significa que si no eres un experto del tema no puedas invertir. Todo el mundo puede invertir. Existen productos que se adaptan muy bien a aquellas personas con menos conocimientos o experiencia, por ejemplo, los fondos de inversión. Simplemente hay que ser consciente del punto de partida de cada uno.

  1. ¿Cuánto tiempo le puedes dedicar a la inversión?

Otro punto que muchas veces se pasa por alto es el tiempo que le dedicarás a invertir. Y es que el hecho de comprar un activo se hace muy rápido. Entras en la web del banco, seleccionas por ejemplo un fondo de inversión y ¡ale! ya has invertido. Diez minutos máximo. Lo que de verdad lleva su tiempo es escoger el activo adecuado

Ten claro de cuánto tiempo dispones y piensas dedicarle. No todos los productos requieren el mismo trabajo de investigación, y si empleas menos tiempo del necesario corres el riesgo de tomar malas decisiones.

  1. ¿Qué edad tienes?

Las personas tenemos diferentes necesidades dependiendo del momento de la vida en el que estemos. Igualmente, la manera de invertir no será la misma a los 30 años que a los 60.

Por lo general, cuanto más joven es alguien más riesgo puede asumir en sus inversiones, ya que tiene más tiempo por delante para hacer crecer su patrimonio. Y de manera inversa, a mayor edad más seguridad se suele buscar, precisamente para asegurar el patrimonio conseguido.

Empezar a invertir: construye tu perfil
¡Toca psicoanalizarse!

Cuando hayas contestado estas preguntas, tendrás una imagen más clara de qué tipo de inversor/a eres y podrás elegir los productos que más se adapten a ti. Existen infinidad de perfiles pero no te preocupes, hay opciones para todo el mundo.

Algunos ejemplos de perfiles

¿Qué has respondido a las preguntas anteriores? ¿Tienes más claro cual es tu estilo de inversión? Vamos a ver unos ejemplos de perfiles que pueden surgir al hacerse estas preguntas.

  • Julia es una chica de treinta y pocos años a quien le gustan los números. Lleva un tiempo leyendo y estudiando sobre finanzas y economía porqué son temas que le interesan. No le importa pasarse horas analizando empresas y ratios económicos, ella es así 🙂 . En cuanto a su carácter, tiene unos nervios de acero y mantiene la calma en momentos difíciles. Después de pensarlo bien ha decidido empezar a invertir, pero no sabe en qué. Lo que sí sabe es que quiere tener control de sus inversiones y cómo se reparten. En el caso de Julia, invertir en acciones de empresas se adapta bien a su perfil. Si quiere diversificar más, puede complementar con fondos de inversión que estudiará y elegirá ella misma.
  • Después tenemos a Rafa, que a sus cuarenta años también quiere invertir por primera vez. Rafa es un tipo clásico y no le gusta demasiado el riesgo (el pobre se pone blanco al ver una montaña rusa). Está informado de las noticias financieras, y aunque entiende las bases, no le puede dedicar mucho tiempo al tema. Para Rafa lo mejor es invertir en fondos de inversión de renta fija, los cuales respetarán su tensión y no le pedirán mucho tiempo. Además como todavía es joven, lo puede complementar con un fondo de renta variable que aunque le puede dar algún susto, le dará mejores beneficios que la renta fija. Así tiene una cartera bastante equilibrada teniendo en cuenta su edad y su poca tolerancia al riesgo.  
  • Por último está David. No sabe casi nada de finanzas y no quiere dedicarle mucho tiempo. Quiere empezar a invertir, pero lo más importante es que se lo pongan fácil y cómodo, porqué reconoce que le da mucha pereza. Entiende que al invertir hay riesgo de pérdidas y no le preocupa. Lo mejor para David es invertir a través de un Robo-Advisor, que automatice sus inversiones en fondos de inversión y apenas requiera su atención para mantenerlo.  

Cómo ves sea cual sea tu perfil, siempre tienes opciones. Así que no busques excusas, puedes invertir ya. Si sabes poco o no tienes ganas de dedicarle tiempo, escoge opciones más automatizadas y sencillas, aunque te den algo menos de rendimiento. Eso es mucho mejor que tener tu dinero parado.

Elige en qué quieres invertir

Una vez has identificado tu perfil es más fácil saber los productos financieros que mejor se adaptan a ti. Con esta información es momento que decidas en qué quieres empezar a invertir.

Existe un gran cantidad de productos de inversión disponibles, así que la oferta es amplia. Visita nuestro artículo sobre Productos para invertir dónde encontrarás muchas opciones de inversión y las características de cada una. Te servirá para seleccionar los productos más adecuados a tu perfil.

Para que te sea más fácil hacer esta elección sigue estos consejos:

  1. Céntrate en aquellos productos que encajen mejor con tu perfil de inversión. Así te asegurarás de no encontrarte en situaciones donde no entiendes que está pasando o el riesgo te supere. 
  1. Estudia muy bien cualquier producto antes de empezar a invertir en él. Debes entenderlo bien, saber en qué se basa y cómo funciona. 
  1. Invierte en aquello que entiendas y conozcas mejor. Cuando invertimos en productos que no entendemos corremos más riesgo y es más probable perder dinero.

Y si todavía no tienes claro en qué productos invertir, te hemos preparado el siguiente diagrama para ayudarte a verlo más claramente. Te lo ponemos fácil 😉 .

Escoge los productos de inversión que mejor se adapten a ti

La importancia de diversificar

Otro punto a considerar cuando decides en qué vas a invertir es cómo repartirás tu cartera de inversiones. El objetivo es que tu cartera sea variada y esté repartida, es decir, esté bien diversificada. Esto es muy recomendable, pues disminuyes el riesgo al protegerte de bajadas fuertes en un sector o zona geográfica concreta. 

Por ejemplo, si inviertes en fondos de inversión, no cojas solo uno. Escoge varios y que inviertan en activos/zonas distintas. O si quieres moderar el riesgo reparte tus inversiones entre renta fija y variable. En el caso de invertir en acciones de empresas, compra acciones de empresas de sectores distintos, no pongas todo tu dinero en una sola compañía.

De hecho, con las acciones de empresas el diversificar es mucho más importante, ya que te protege de perder todo tu dinero. Cuando inviertes en una acción, hay un riesgo real de perder todo el dinero de la acción si la empresa quiebra, es decir, que la acción llegue a valer 0€.

En cambio, en productos más diversificados como los fondos de inversión, es muy difícil que el valor del activo llegue a ser cero, ya que para perder todo su valor, todas las acciones en el fondo, decenas de ellas, deberían pasar a valer 0€.

Contrata los productos

¡Muy bien! Ya sabes qué perfil tienes y has escogido en qué invertir, así que es momento de contratar los productos de inversión. Nos centraremos en las compañías que operan en España; en otros países encontrarás diferentes bancos y brokers que ofrecen servicios similares.

Contratar fondos de inversión 

Prácticamente todos los bancos de España disponen de fondos de inversión, pero no todos tienen un catálogo muy extenso ni ofrecen las mismas condiciones. Si lo que encuentras en tu banco no te convence, los que listamos a continuación ofrecen buenas condiciones de contratación y un buen catálogo de fondos, tanto propios como de otras gestoras:

Si dentro de los fondos de inversión te interesa sobretodo la comodidad y automatizar tus inversiones, puedes contratar RoboAdvisors aquí:

Empezar a invertir: guía paso a paso
Los roboadvisors no son robots que atienden tu dinero, son algoritmos. ¡Sorpresa!

Los fondos de inversión que contrates a través de los bancos pueden ser suyos propios o bien pertenecer a una compañía gestora independiente. En el primer caso, el banco es propietario del fondo y lo gestiona él mismo. En el segundo caso, el fondo pertenece a otra compañía y el banco lo comercializa. Algunas gestoras de fondos muy conocidas son Amundi, Vanguard, Fidelity y T. Rowe Price. Seguro que en tu banco encontrarás cantidad de fondos de estas gestoras. 

Si quieres saber más acerca de los fondos de inversión y cómo invertir en ellos, te invitamos a leer el artículo que les dedicamos. Además podrás descargar una guía muy útil con todos los pasos a seguir para elegir un fondo de inversión. ¡No te la pierdas!

Comprar acciones de empresas

Si quieres empezar a invertir en acciones de empresas concretas, también puedes hacerlo a través de casi cualquier banco. Aquí tienes una selección de bancos con un buen equilibro entre comisiones y simplicidad para operar:

Hemos dedicado un artículo exclusivo a cómo comprar acciones en bolsa que te puede ser muy útil.

Cómo contratar los productos

El proceso de contratación suele ser bastante similar en todos los casos: 

  1. Tendrás que abrir una cuenta en el banco que hayas elegido para operar, ya que toda inversión necesita una cuenta asociada de dónde sale el dinero para invertir y dónde se coloca el dinero una vez se vende el activo. Si ya eres cliente de ese banco, este paso te lo puedes saltar.
  1. Cuando compres un activo, por ejemplo una acción o un fondo, este se deposita en una cuenta “broker” paralela a la cuenta corriente que tienes. Algunos bancos abren esta cuenta automáticamente cuando haces tu primera compra, pero otros te pueden pedir que hagas el proceso de abrir esta cuenta de inversión.
  1. Una vez la cuenta corriente (y la de broker para las acciones de empresas) esté funcionando, ya podrás contratar cualquier fondo de inversión o comprar y vender acciones desde la propia web del banco. Simplemente deberás escoger el producto que quieres contratar/comprar, introducir la cantidad de dinero que quieres invertir, revisar los documentos legales y aceptar. ¡Así de fácil!

En el caso de los fondos de inversión, normalmente tardan entre 3 y 6 días en realizar todo el proceso de orden de compra. En las acciones depende del precio de compra que fijes. Así que no te desesperes si al día siguiente todavía no aparecen las acciones o el fondo de inversión en tu cartera. 

Cuidado con las comisiones

Antes de empezar a invertir con un banco infórmate de las comisiones que cobra, ya que afectan negativamente a la rentabilidad de tus inversiones. Cuanto más bajas sean las comisiones mejor, pero al menos intenta que cumplan estos mínimos:

  • Fondos de inversión
    • Sin comisión de suscripción ni reembolso
    • La suma de la comisión de gestión y mantenimiento no supere un 2%
  • Acciones
    • Comisión mínima de compra y venta menor de 10€

Haz que tus inversiones sean gestionables

Cuando entras en el mundo de la inversión es muy fácil emocionarte con todas las opciones que hay y querer invertir en muchos productos distintos. Sí… a nosotros nos ha pasado.

Antes hemos dicho que diversificar tu cartera es bueno, cierto, pero tampoco te pases. Por ejemplo, al comprar acciones está bien tener acciones de diferentes empresas, pero no inviertas en cincuenta o cien empresas, porque después te será muy difícil (o imposible) estar al día de todas ellas.

Hay que conseguir el equilibrio entre tener una cartera diversificada y al mismo tiempo gestionable. Una cantidad adecuada de fondos o acciones te permitirá diversificar correctamente tus inversiones, pudiendo invertir en renta fija y variable, en distintos países, etc., sin perder el control de lo que tienes y cómo evoluciona.

Cómo norma general te aconsejamos lo siguiente:

  • Fondos de inversión — Entre 3 y 5 fondos de inversión es suficiente para tener una cartera de fondos diversificada y manejable. 
  • Acciones — Tener de 7 a 12 acciones de empresas distintas. Si son solo una pequeña parte de tus inversiones puedes invertir en menos. Estar al día de demasiadas empresas te requerirá más tiempo del que seguramente tengas (y tu tiempo también es dinero). 
Cómo empezar a invertir: saca partido a tu dinero
No hagas malabares con tu cartera de inversión

Aporta dinero regularmente

Al empezar a invertir, y una vez estás en marcha, una buena estrategia es invertir regularmente. Para nosotros es la mejor estrategia. 

Lo ideal es aportar dinero una vez al mes, pero también puedes hacerlo cada trimestre si tu capacidad de ahorro es menor. Si no sabes cómo hacerlo o te falta disciplina, en nuestro artículo Cómo gastar menos te enseñamos a hacer un Plan de gasto que te permitirá invertir con regularidad una cantidad fija y sin preocuparte demasiado. También queremos que dediques tu tiempo a otras cosas interesantes 😀 

Sobretodo te ayudará a ser constante en tus inversiones y no olvidarte de ellas, y además harás crecer poco a poco el capital que estás invirtiendo y así generar más beneficios.

Aportar dinero regularmente es clave en las inversiones a largo plazo. Al ser regular habrá días que invertirás con los mercados al alza y tu inversión te saldrá un poco más cara, pero otros días los mercados irán a la baja y comprarás barato. De esta forma, en el largo plazo tus compras de activos se ajustan mucho a la media del mercado. Es decir, los días buenos compensarán a los malos, y mirándolo en conjunto habrás comprado al precio “medio”.

A no ser que tengas una bola de cristal que te dice lo que va a pasar en los mercados, esta estrategia es la mejor forma para protegerte de las variaciones de la economía. ¡Ah! Y si tienes la bola, por favor, ¿nos la dejas? 😀  

Resumen: pasos para empezar a invertir

  1. Haz auto-análisis y define tu perfil de inversión. 
  2. Decide en qué quieres invertir según tu perfil. Te invitamos a leer nuestro artículo Productos para invertir dónde encontrarás muchas opciones con sus características. 
  3. Contrata los productos a través del banco o gestora que más te convenga. ¡Ojo con las comisiones!
  4. Diversifica tus inversiones pero asegúrate de que tienes una cartera manejable.
  5. Aporta dinero regularmente a tus inversiones. La mejor estrategia para triunfar en el largo plazo. Si no sabes de dónde sacar el dinero para invertir cada mes, visita este artículo y te enseñamos cómo. 

¡Muy bien! ¡Ya estás invirtiendo! Si has seguido estos pasos ya has empezado a invertir y además estás creando una cartera de inversión diversificada. Estás un poco más cerca de tu libertad financiera. ¡Sigue con el buen trabajo! 

¿Tienes dudas o comentarios sobre lo que has leído? Por favor, escríbenos en los comentarios y te contestaremos encantados. ¡Hasta pronto!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *