Qué es un fondo de inversión ¿es una inversión para ti?
Invierte

Qué es un fondo de inversión. ¿Es un producto para ti?

Los fondos de inversión son uno de los productos financieros más conocidos y accesibles que existen para invertir. En este artículo veremos qué es un fondo de inversión, qué tipos existen y te ayudaremos a saber si son adecuados para ti. No solo eso, también te explicaremos cómo puedes contratarlos y formar una cartera de fondos. ¿No sientes curiosidad? 😉 

Además, te ofrecemos una guía en pdf con los pasos para analizar y escoger fondos de inversión. Descárgala en los banners o al final del artículo y la recibirás gratis en tu email. ¡Estamos que lo regalamos! 

Si te interesa saber qué otros productos existen para hacer crecer tu dinero, no te pierdas nuestro artículo sobre productos para invertir. ¡Empezamos!

Qué es un fondo de inversión + guía gratis para aprender a escoger un fondo

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es un producto de inversión colectiva, en el que varios inversores se unen para invertir juntos. En la mayoría de casos el fondo lo crea una empresa privada, por ejemplo un banco o una gestora, y ofrece a sus clientes invertir en él.

Cuando alguien invierte en un fondo de inversión, lo que hace es sumar su dinero al dinero que el fondo ya estaba gestionando, aumentando así el capital dentro del fondo. Con el capital disponible en el fondo, los gestores invierten en diferentes productos dependiendo de en qué se especialice el fondo: acciones, renta fija, etc.

Veámoslo mejor con un ejemplo 🙂 . Víctor descubre que su banco está a punto de lanzar un fondo de inversión de renta fija, el Fondo Renta Fija ABC, y decide invertir 1.000€. Además de Víctor, hay otros muchos clientes que ponen dinero en el fondo, sumando un total de 99.000€. Cuando unimos todas las aportaciones, tenemos que el resto de clientes más Víctor han juntado un capital de 100.000€ (99.000€ + 1.000€). Estos 100.000€ es el dinero que el fondo tiene para invertir en renta fija.

Uniendo el dinero de muchos inversores el fondo puede invertir un capital mayor que si lo hiciera cada inversor por separado, y eso permite que los inversores se aprovechen de las ventajas que ello implica, como comisiones más baratas por comprar y vender.

Otra de las ventajas es que los fondos pueden diversificar mucho sus inversiones. Aunque un fondo solo invierta en acciones de empresas, al manejar mucho dinero, es capaz de comprar acciones de cientos de empresas distintas, cosa que tú como inversor individual es difícil que puedas hacer. 

Qué es un fondo de inversión: todos juntos para invertir
¡Todos unidos para ganar dinero!

Por otro lado los fondos de inversión se ocupan de elegir dónde y en qué invertirán, así que tú no tienes que hacer ese trabajo. Por eso los fondos son una opción sencilla para invertir. Pero claro, nada es gratis en esta vida, y a cambio de hacer ese trabajo de gestión los fondos cobran comisiones. Don’t worry, trataremos las comisiones más adelante en este artículo.

¿Cómo obtienen beneficios los fondos de inversión?

Los fondos de inversión invierten en productos financieros igual que lo hace cualquier otro inversor, pero de forma masiva. Es decir, invierten en acciones, en deuda pública, etc. Así que ganan dinero de la misma manera que si tú invirtieras en esos productos: 

  • Cobrando intereses cuando los haya
  • Cobrando dividendos de las empresas que tienen en cartera 
  • Con la revalorización de los activos que poseen

Por ejemplo, un fondo dedicado a acciones de empresas obtiene beneficios cuando recibe dividendos y/o cuando el valor de las acciones sube. En cambio un fondo de renta fija gana dinero cuando se le pagan los intereses de la deuda que posea y cuando revende las obligaciones de deuda a un precio mayor que el de compra.

No tiene más misterio. Puede parecer que se trata de productos muy complicados , pero ya ves que no es así.

Entrar y salir de un fondo de inversión

Por entrar y salir de un fondo nos referimos a invertir dinero en él (entrar) y retirar dinero (salir).

Al hacer una aportación de dinero en un fondo, entrar en el fondo, pasas a poseer una parte del fondo proporcional al dinero que has invertido. Pongamos que has invertido 1.000€ y el total del capital del fondo (incluida tu aportación) es de 1.000.000€. Eso significa que ahora posees un 0,1% del fondo (1.000€ / 1.000.000€). 

No obstante, el porcentaje de tu participación en el fondo puede variar por dos motivos:

  1. Porque aportes o retires dinero del fondo. Si aumentas o disminuyes la cantidad de dinero que tienes invertido en el fondo, tu porcentaje en él cambiará.
  1. Porque otros clientes suben o bajan sus inversiones en el fondo. Al hacerlo, variará el capital total del fondo y tu porcentaje en él también se verá modificado.

De hecho, lo normal es que el porcentaje que tienes sobre el total del fondo cambie constantemente. Al agrupar a miles de inversores, los movimientos de entrada y salida de dinero son constantes, haciendo que el capital gestionado varíe continuamente.

Por otro lado, cuando sales o bajas tu participación de un fondo de inversión lo que haces es “pedirle” a los gestores del fondo que te den en efectivo, en tu cuenta corriente por ejemplo, la parte del fondo que estás retirando. Decimos «pedir» porque están obligados a hacerlo ya que el dinero es tuyo 🙂 . 

Retomemos el ejemplo de Víctor. Después de varios años el fondo ha subido de valor y su parte ahora vale 2.000€, así que quiere salir del fondo y recoger los beneficios. Al sacar su participación, los gestores venden activos del fondo por valor de 2.000€ y le dan ese efectivo a Víctor. Después de esto, el fondo es 2.000€ más pequeño.

En la realidad, los fondos de inversión siempre tienen una pequeña cantidad de efectivo para pagar las retiradas de inversores que ocurren en el día a día. De esta manera evitan vender activos en momentos desfavorables.

Guía: cómo escoger fondos de inversión

Tipos de fondos

Ahora que ya tienes más claro qué son los fondos de inversión, veamos qué tipos puedes encontrar. Se clasifican de dos maneras, según cómo se gestionan o dependiendo de en qué invierten.

Según su gestión: gestión activa vs gestión pasiva

  1. Fondos de gestión activa. Tienen un equipo de gestores trabajando para obtener más beneficio que el mercado en general. Para lograrlo, los gestores deciden qué activos comprar y vender en cada momento. ¿Qué ocurre? No es fácil batir al mercado, y pocos fondos consiguen hacerlo con un margen suficiente de beneficios como para compensar sus comisiones, que suelen ser más altas que en el siguiente tipo de fondo.
  1. Fondos de gestión pasiva o indexados. Se basan en no intentar hacerlo mejor que el mercado, si no en copiar al mercado lo máximo posible replicando algún índice bursátil, por ejemplo el Dow Jones o el Eurostoxx 50. ¿Cómo? Pues invierten en las mismas empresas/activos que el índice al que siguen y en las mismas proporciones. Por eso requieren menos trabajo de personal que los fondos de gestión activa y las comisiones son mucho menores.

Cuando te encuentres decidiendo entre estos dos tipos de fondo, si el fondo activo no tiene un rendimiento mejor que el mercado no merece la pena pagar más comisiones. Por lo tanto, es recomendable quedarte con un fondo indexado. ¡A igual beneficio, menos comisiones!

Tipos de fondos según en qué invierten

La segunda clasificación de los fondos de inversión se centra en qué productos invierte cada fondo. Esta clasificación ya la vimos en el artículo Productos para invertir, pero aquí lo revisaremos de nuevo. Si no has leído este artículo no te lo pierdas ¡puede darte algunas ideas para invertir que no conocías!

Considerando las clases de activos en que invierten, existen estos tipos de fondos: 

  • Fondos de renta fija — Solo invierten en la compra-venta de títulos de deuda de renta fija. Tienen un riesgo menor que sus “hermanos” de renta variable, pero a su vez su rentabilidad suele ser más baja.
  • Fondos de renta variable — Están especializados en invertir en acciones de empresas privadas y otros activos de renta variable, p. ej. materias primas, inmobiliaria, etc. Dependiendo del fondo se puede concentrar en acciones de un país, industria, continente, etc. o bien ser más generales y actuar en múltiples mercados.
  • Fondos mixtos — Mezclan sus activos de renta fija con renta variable. Intentan de esta manera reducir el riesgo al controlar la exposición que tienen a cada tipo de renta dependiendo de la situación.
  • Fondos monetarios — Basan su actividad en los activos de renta fija que vencen en el corto plazo, es decir, que se harán efectivos en 12 meses o menos. Así, se focalizan en la inversión de activos muy líquidos que se transforman rápidamente en dinero en efectivo.
  • Fondos de fondos — Son fondos de inversión que invierten en otros fondos de inversión cotizados o ETFs, exchange-traded funds (sí, es como el Inception de los fondos de inversión :D). 
  • Fondos globales —  No están restringidos a invertir en un activo en concreto ni en una región en particular, sino que pueden invertir casi en lo que quieran con el objetivo de maximizar beneficios. 

¿Invertir en fondos de inversión es para ti? 

Ahora que ya sabes qué son los fondos de inversión y qué tipos existen, es momento de preguntarse si son un producto adecuado para ti. Ten en cuenta lo siguiente:

  • Los fondos funcionan mejor en el largo plazo. Como los fondos reinvierten sus beneficios, se aprovechan del efecto del interés compuesto y es más probable obtener mejores resultados a largo plazo. Si todavía no sabes cómo funciona el interés compuesto no te pierdas nuestro artículo.
  • No necesitas grandes conocimientos de finanzas para invertir en fondos. Sí que debes tener claras unas ideas básicas para decidir qué tipo de fondo te interesa, pero son los gestores quienes deciden qué activos compra y vende el fondo. Tu no te tienes que preocupar de analizar las acciones, saber qué es el PER, leer un balance de empresa, etc.
  • Requiere menos tiempo de investigación y análisis que otros productos. Los gestores dirigen el fondo, así que emplearás tiempo en escoger el fondo, pero después solo tendrás que hacer un seguimiento básico. Por eso, si no puedes o no quieres dedicarle mucho tiempo a invertir, los fondos son una gran opción.
  • Al invertir en fondos es fácil diversificar, ya que en sí mismos cada fondo invierte en muchos activos a la vez. No obstante, en un fondo no podrás escoger al detalle la composición de la cartera, por que es el equipo gestor quien decide los activos que están dentro del fondo.
Fondos de inversión: que las matemáticas no te asusten para entenderlos
Invirtiendo en fondos no tendrás que pelearte con las matemáticas

¿Cuántos puntos coinciden contigo y con lo que buscas en una inversión? Si los fondos encajan con tu perfil, empieza a investigar qué opciones tienes y haz tu selección para invertir. Con toda la información que hoy hemos puesto a tu alcance, debería ser un poco más sencillo 😀

Recuerda que al final del artículo puedes suscribirte a nuestra comunidad y te enviaremos gratis una guía para escoger fondos de inversión, con todos los pasos para analizar las características de un fondo y decidir si es una buena opción para ti. ¡Te será muy útil!

Cómo contratar un fondo de inversión

Actualmente es fácil contratar fondos de inversión a través de casi cualquier banco. Si consultas en la web de tu banco o les preguntas directamente podrás saber el catálogo de fondos que tienen disponibles. 

Ten en cuenta que no todos los bancos y brokers tienen la misma oferta de fondos, así que quizás tu banco habitual no te permita invertir en el fondo que quieres. Te aconsejamos que investigues un poco en diversos bancos para conocer su catálogo de fondos de inversión y así poder escoger el que más te interese.

Algunos ejemplos de bancos en España que tienen una buena variedad de fondos y comisiones interesantes son los siguientes:

Cuando sepas el fondo que quieres y con qué banco lo tendrás, es momento de contratarlo. El proceso varía un poco dependiendo de si ya tienes cuentas en ese banco, pero no es complicado en ningún caso:

  • Si ya eres cliente de ese banco y tienes alguna cuenta corriente o de ahorro, el proceso será muy sencillo. De hecho seguramente podrás invertir en el fondo a través de la web del banco directamente.
  • Si todavía no eres cliente de ese banco, antes de poder invertir en el fondo tendrás que hacerte cliente del banco y crear una cuenta de ahorro con ellos. Esta cuenta será de donde se cogerá el dinero que inviertas en el fondo y donde se deposite el dinero cuando lo saques del fondo. Con la cuenta creada ya podrás invertir en el fondo normalmente.

Ten en cuenta que casi todos los fondos de inversión que ofrecen los bancos no son suyos, sino que pertenecen a otras empresas. Los bancos los comercializan a sus clientes, ya que estas empresas gestoras no suelen tratar con inversores particulares como nosotros. Es importante que lo sepas, pero no te estreses. A la práctica no notarás la diferencia, tú tratarás todos los temas del fondo con tu banco.

Guía: cómo escoger fondos de inversión

En caso de que quieras invertir en fondos de inversión pero prefieras automatizar el proceso y despreocuparte lo máximo posible, una opción interesante son los Robo-Advisors. Este servicio ofrecido por algunos bancos crea una cartera automática de fondos de inversión (basada en tu perfil de inversor) y va invirtiendo de forma automática el dinero que le envías. Algunos bancos que ofrecen este tipo de servicio son:

Comisiones

Las comisiones son los gastos que el fondo cobra a sus clientes y que la compañía gestora utiliza para cubrir sus gastos y obtener sus beneficios.

Las comisiones que aplican los fondos de inversión son:

  • Comisión de suscripción — Se trata de la comisión aplicada cada vez que pones dinero en el fondo. 
  • Comisión de reembolso — Es lo que se paga por retirar dinero del fondo.
  • Comisión de mantenimiento o custodia —  Comisión que el fondo aplica por tener con ellos un cierto capital a lo largo del año.
  • Comisión de gestión — Es lo que cobra el fondo a sus clientes por gestionar la cartera y decidir en cada momento qué activos compran y venden.

La cuantía de estas comisiones suele ser un porcentaje del dinero involucrado en la operación. Por ejemplo, la comisión de reembolso es un porcentaje del dinero extraído del fondo, y la comisión de gestión es un porcentaje del dinero que el fondo gestiona para cada cliente.

Sabemos que da pereza, pero estas comisiones se deben estudiar muy bien antes de contratar ningún fondo, ya que afectan negativamente a su rentabilidad.

Imagina que tienes contratado un fondo de inversión que solo tiene comisión de gestión y de reembolso, 2% y 2% respectivamente. Este año el fondo tuvo una rentabilidad del 10%, y decides retirar tu dinero. Por gestionar tu parte en el fondo durante este año te han aplicado la comisión de gestión, 2%, y al retirar el dinero te cobran la comisión de reembolso, 2%. Así que en total te restan el 4% de lo que tenías en el fondo y la rentabilidad total se queda en un 6%. Del 10% que habías ganado, al final te queda un 6%. Eso duele.

Fondos de inversión: que las comisiones no te dejen sin nada
Que las comisiones no te dejen sin nada :S

Crea tu cartera de fondos de inversión

Como decíamos al principio del artículo, los fondos permiten invertir de manera diversificada, ya que cada fondo invierte en muchos activos distintos al mismo tiempo. Aún así, todavía puedes diversificar más creando tu propia cartera con varios fondos de inversión.

Diversificar es importante porque te protege contra bajadas fuertes de algún tipo de activo en concreto, así que siempre es recomendable. Por ejemplo, si la bolsa sufre una bajada repentina, tener una parte de tu inversión en un fondo de renta fija te ayudará a capear el temporal.

Para diversificar en fondos lo que debes hacer es invertir en varios fondos distintos al mismo tiempo en vez de concentrarte en un solo fondo. Además, es bueno que los fondos entre los que repartas tu dinero se especialicen en activos distintos. Por ejemplo, si tienes dos fondos que invierten en acciones de empresas, mejor si cada uno se centra en empresas de distintos países o sectores. Otra opción es tener dinero en un fondo de renta fija y otro de renta variable.

No es necesario que tengas muchos fondos distintos. Por nuestra experiencia, con una cartera de 3 a 5 fondos es suficiente para tener una buena diversificación. Busca fondos que inviertan en activos variados y de diferentes zonas geográficas y estarás diversificando correctamente.

Traspaso de dinero entre fondos de inversión

Algo único de los fondos de inversión es la opción de hacer traspasos entre ellos y las ventajas fiscales que esto tiene.

Hacer un traspaso entre dos fondos de inversión es retirar dinero de un fondo para ponerlo en otro distinto. Esto se puede hacer entre fondos de una misma compañía o de empresas distintas. El traspaso no tiene coste en si mismo, pero sí te cobrarán las comisiones de reembolso y suscripción de cada fondo.

¿Y cuál es la ventaja fiscal? Verás, si el primer fondo ha tenido beneficios, normalmente tendrías que declarar a Hacienda y pagar los impuestos correspondientes. Pero con los traspasos entre fondos de inversión no es necesario pagarle a Hacienda. Los beneficios están exentos de pagar impuestos mientras los traspases de un fondo a otro. Sólo pagarás cuando retires el dinero. Mientras tanto puedes traspasar dinero de un fondo a otro y el importe que pagarías de impuestos seguirá generando beneficios porque también se reinvierte.

Pongamos un caso práctico, en el que realizas un traspaso entre dos fondos, moviendo todo lo que tienes en el primer fondo al segundo. Digamos que invertiste hace dos años 1.000€ en el Fondo A, y hoy el valor es de 2.000€. Cómo crees que el Fondo A no progresará bien en el futuro decides traspasar lo que tienes al Fondo B, que tiene mejores perspectivas.

Haces el traspaso, y los 2.000€ del Fondo A van al Fondo B. Ahora deberías declarar a Hacienda que has tenido un beneficio de 1.000€ en el Fondo A (2.000€ – 1.000€) y pagar los impuestos. Pero al ser un traspaso entre fondos no es necesario hacerlo y los 2.000€ llegan (casi) íntegros al Fondo B. “Casi” por que tienes que descontar las comisiones que hemos visto antes.

Qué son los fondos de inversión - Las ventajas de traspasar fondos
¡Que viene el fisco!

Pero no te hagas ilusiones, Hacienda no olvida. Cuando saques el dinero que tengas en un fondo y no lo traspases, sino que lo ingreses en tu cuenta corriente, pagarás impuestos sobre todos los beneficios obtenidos. El traspaso entre fondos retrasa el pago de impuestos, pero al final de todo, cuando retires el dinero para quedártelo, pagarás a Hacienda.

Aun con sus limitaciones, esta característica de los fondos los hace muy flexibles y atractivos. Puedes mover tus inversiones de un fondo a otro sin pagar impuestos hasta que retires el dinero, intentando estar siempre en el fondo con mejor rentabilidad.

Ya tengo mi cartera de fondos. ¿Ahora qué hago?

Estaría genial decir que una vez has invertido en un fondo de inversión lo único que hay que hacer es sentarse tranquilamente y esperar que llueva el dinero. Sorry, pero algo de trabajo hay que hacer. No mucho, pero algo.

Con tu cartera de fondos de inversión en marcha, el trabajo que queda es hacer un poco de seguimiento de tus fondos para decidir si es necesario hacer algún cambio. 

No tienes que estar cada día mirando que pasa en los mercados, ni siquiera cada semana. De hecho te recomendamos que vayas mirando cómo evolucionan cada mes, y rebalancees tu cartera una vez al año. Si inviertes en fondos es para tener que trabajar menos que si, por ejemplo, compras acciones de empresas. Por eso aprovéchate de la autonomía que tienen y “despreocupate” un poco.

¿Y qué significa rebalancear tu cartera de fondos? Pues simplemente se trata de escoger qué fondos mantienes, en cuáles disminuyes o aumentas tu participación, cuáles eliminas completamente y si hay alguno que quieres añadir. Todo dependerá de tus planes de futuro, tu situación y cómo se estén comportando los fondos que tienes.

Una vez al año haz un repaso de tu cartera de fondos de inversión y decide si quieres mantener el mismo reparto entre fondos o necesitas hacer algún cambio. Si quieres pasar capital de un fondo a otro recuerda que el traspaso entre fondos tiene buenas ventajas fiscales.

Como ves, con que le dediques un poco de tiempo a lo largo del año es suficiente para invertir en fondos de inversión y conseguir buenos resultados. 

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Crees que es una inversión adecuada para ti? ¿Ya inviertes en fondos de inversión? Cuéntanos tu experiencia. Si tienes preguntas o quieres dejarnos algún comentario no dudes en hacerlo. ¡Estaremos encantados de responderte! ¡Hasta pronto!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *