Cómo crear un fondo de emergencia fácilmente
Organízate

Cómo crear un fondo de emergencia fácilmente

En la vida suceden imprevistos constantemente y por eso necesitamos un fondo de emergencia. Todo está controlado y tranquilo hasta que de repente un día no lo está: un accidente, una emergencia médica o quedarse sin trabajo inesperadamente.

Estas cosas ocurren, y aunque tendemos a pensar “eso no va a pasarme a mí”, pasan. Y además, acarrean gastos para los que puedes necesitar dinero inmediatamente. Así que lo mejor es prepararse para cuando vengan los imprevistos, vivir con tranquilidad porque estaremos cubiertos y ¡oye! si no hay imprevistos, ¡mejor que mejor!

Por eso hoy vamos a ver cómo crear un fondo de emergencia, dónde guardar este dinero, cuándo usarlo y cómo mantenerlo. Verás que se puede conseguir fácilmente y que además nos aportará seguridad personal y seguridad para nuestra economía.

¡Empezamos!

Cómo crear un fondo de emergencia fácilmente

La importancia de tener un fondo de emergencia

No nos extenderemos mucho en este tema porque estás aquí para saber cómo crear tu fondo de emergencia. Pero queremos convencerte de la importancia de hacerlo, para que te mantengas firme a la hora de guardar este dinero (y no te lo gastes en cervezas 🙂 ). Entonces, ¿por qué es importante?

  • Por la tranquilidad mental ante un imprevisto o emergencia. Todos sabemos que vivir tranquilos es la base de nuestra felicidad. Imagina que tienes una emergencia dental y tu seguro no lo cubre. El gasto puede ser importante y si no tienes un fondo de emergencia, además de recuperarte de la operación tendrás que recuperar tu economía. Es una doble preocupación innecesaria. Si tienes resuelto el aspecto económico de los imprevistos, podrás dedicarte plenamente a resolver el problema sin preocuparte del dinero. Es un win-win, no?
  • Para proteger tus ahorros e inversiones. Ahora que tienes bien construido tu plan de gastos y estás invirtiendo regularmente, no querrás que un imprevisto te desmonte todo el tinglado, ¿verdad? Con el fondo de emergencia estás protegiendo tu economía, ya que si no lo tuvieras, meterías la mano en tus ahorros para las vacaciones o retirarías el dinero de tus inversiones. ¡Mal! Ese dinero tiene que estar a salvo, porque es tu futuro.  
  • Para evitar contraer deudas. Una emergencia no es motivo para endeudarse. Os sorprendería la cantidad de personas que ven normal pagar un imprevisto con una tarjeta de crédito o pidiendo un préstamo personal. Es decir, gastando dinero que no tienen. La solución es tener un fondo de emergencia para no crear otra emergencia en tu vida: las deudas.

Cómo crear un fondo de emergencia fácilmente

Cuánto dinero voy a tener para emergencias

Cada uno debe calcular el importe de este fondo según su situación personal y laboral. No es lo mismo una persona soltera que alguien que tiene familia. Ni un asalariado que un autónomo. Cada cual tiene su caso particular y el fondo de emergencia debe estar dimensionado para esa situación. 

Una orientación puede ser el importe de un año de gastos ¡ahora que ya lo has analizado es fácil saber ese valor! 😀 O si no tienes a nadie a tu cargo, quizá con 6 meses de gastos tienes suficiente. Cada uno debe hacer su valoración de lo que le aporta seguridad.

Nosotros, por ejemplo, tenemos el importe de un año de gastos en el fondo de emergencia. Es mucho más de lo que necesitaríamos para un imprevisto puntual, pero lo que valoramos es que en caso de no tener ingresos podamos vivir hasta un año sin preocupaciones. Se nota que nos gusta estar tranquilos, ¿verdad? 😉

Cómo conseguir el dinero

Aquí se pueden dar 3 situaciones: que ya tengas el dinero, que no lo tengas o una situación intermedia.

  • Tienes el dinero suficiente en tus ahorros: fantástico, ya tienes casi todo el trabajo hecho. Aparta la cantidad que hayas calculado para tu fondo y olvídate de este dinero hasta que lo necesites para salir de un apuro. Luego veremos dónde guardarlo y cómo mantenerlo.
  • No tienes el dinero en tus ahorros: entonces manos a la obra. Cómo vimos en la elaboración del plan de gasto, debes marcarte un objetivo de ahorro mensual. Ese dinero sale automáticamente de tus ingresos (sobre un 10%) y se va a otra cuenta para ahorrarlo y cumplir tus objetivos. Ahora tu objetivo es crear el fondo de emergencia. Por lo tanto, ese 10% que sale de tus ingresos irá destinado al fondo de emergencia, cada mes, sin parar hasta que tengas la cifra que te da tranquilidad. El porcentaje puedes ajustarlo según lo rápido que quieras conseguir tu objetivo. Es decir, si también estás ahorrando para un viaje, quizá quieras partir el porcentaje en 5%-5% y ahorrar un poco para todo, pero siendo consciente de que tardarás más en alcanzar los objetivos.
  • Tienes una parte del dinero en tus ahorros: es el caso combinación de los dos anteriores. Si este es tu caso, retira la parte de tus ahorros que puedes destinar al fondo de emergencia y establece un objetivo de ahorro mensual hasta alcanzar la cifra total.

¡Felicidades! Ahora ya has conseguido reunir el dinero para crear el fondo de emergencia. Vamos a ver qué hacer a partir de aquí, ya que mantener bien el fondo es una parte importante del éxito.   

Como crear un fondo de emergencia fácilmente y tener tranquilidad
La tranquilidad de tener un fondo de emergencia 🙂

Dónde guardar el dinero del fondo de emergencia

Ya tienes el dinero para tu fondo de emergencia, y ahora viene la pregunta ¿qué hago con este dinero? ¿Lo guardo en mi cuenta corriente? ¿Lo guardo debajo del colchón? ¡Error! El fondo de emergencia no puede estar nunca, nunca, nunca, mezclado con tus ahorros, porque si haces esto, tarde o temprano le acabarás metiendo mano. Tu fondo de emergencia es un dinero especial, porque va a sacarte de apuros, por eso debes tratarlo a parte.

Para nosotros existen 3 opciones, con sus pros y contras:

  1. Colocarlo en una cuenta corriente diferente a la que usas a diario. Si esta cuenta tiene tarjetas, las guardas en el cajón más profundo de tu armario para evitar tentaciones.

Pros: es la opción fácil y rápida, ya que abrir una nueva cuenta corriente es muy sencillo hoy en día. En casi cualquier banco puedes contratar una cuenta on-line sin comisiones ni mínimos asociados. Además podrás usar el dinero al instante cuando lo necesites.

Contra: el efecto de la inflación, que año tras año hará que tu dinero valga menos. Por lo tanto, la emergencia que puedes resolver ahora con esta cantidad de dinero, quizá no la puedes resolver dentro de 5 años. O podrás aguantar sin ingresos menos tiempo del que quieres. Esto es importante y hay que tenerlo en cuenta.

  1. Colocarlo en una cuenta de ahorros remunerada. Hoy en día esto es cómo hablar de un mamut. Son muy chulos, pero están extinguidos. Por más que buscamos no encontramos ninguna cuenta de ahorro que ofrezca un interés atractivo (similar a la inflación) sin demasiadas exigencias (domiciliar nóminas, recibos, etc.). Pero si tú conoces alguna, en serio, lo queremos saber 🙂
  1. Contratar un fondo de inversión de renta fija. Esta es la opción menos rápida y quizá un poco engorrosa, pero es la más eficiente para que tu dinero no pierda valor. Si no sabes qué es un fondo de renta fija, te invitamos a leer nuestro artículo Productos para invertir.

Pros: la renta fija invierte en bonos del estado y de empresas. Es un tipo de inversión bastante estable, y aunque da una rentabilidad baja en general es suficiente para mantenerse igual que la inflación. Lo que significa que tu dinero cada año se revaloriza un poco. Además al no estar en una cuenta corriente, es más difícil que gastes ese dinero en un arrebato de pasión consumista. Por lo tanto, estás protegiendo todavía más tu fondo de emergencia.     

Contras: hay que hacer la contratación del fondo a través del banco, lo cual no es inmediato (tardan entre 3 y 6 días). Igualmente cuando necesites retirar el dinero para un imprevisto, tampoco estará disponible al instante. Si la emergencia requiere de un pago inmediato, estaríamos expuestos. En general, no hay muchas situaciones que requieran de un pago en el mismo instante en que se da la emergencia: el taller mecánico no te cobrará al momento la reparación del coche ni vas a pasar hambre 3 días después de quedarte sin trabajo.

La decisión personal de dónde guardar el fondo de emergencia, depende de cuánto podemos relativizar la inmediatez del dinero. Es decir, no te importa esperar 3 días a cambio de que tu dinero valga un poco más cada año, o prefieres tenerlo al momento aun a riesgo de que pierda valor. Aquí entra el análisis personal de cada uno, pero en cualquier caso, nuestra recomendación es que lo tengas en una cuenta corriente solo si quieres disponer del dinero al momento. Si no, lo mejor es dejarlo en un fondo de renta fija.  

Cuándo usar el dinero para emergencias

Esta es fácil. Cuando haya una emergencia. Y listo.

Pero no, en serio. Hay que tener claro lo que es un imprevisto y lo que no lo es. Por ejemplo, irte de viaje no es un imprevisto, pagar el seguro de tu casa o de tu coche, comprar regalos de navidad o para una boda, tampoco. Pagar impuestos de circulación o comunidades, tampoco. Aprovechar una oferta irresistible, tampoco (y menos si no necesitas lo que te ofrecen).

Un imprevisto es que te quedes sin trabajo, una operación que no cubre el seguro, una inundación en tu casa, o una avería del coche (¡pero NO la revisión! Eso sabes que pasará y hay que contemplarlo en tus gastos habituales). Estos son ejemplos de emergencias reales porque hay que atenderlas rápidamente y además es imposible que sepas que van a ocurrir con anterioridad. ¿Ahora se ve más claro? 😀

Qué hacer si hay una emergencia y usamos el dinero del fondo

En caso de emergencia real (ya hemos visto qué casos lo son, no te engañes 😉 ), antes de usar el dinero del fondo de emergencia, valora si puedes hacer frente al gasto con el dinero que tienes en tus ahorros o no.

¿Por qué es necesario hacer esta doble comprobación? Porque en cuanto uses el dinero del fondo, estarás “indefenso” ante cualquier otro imprevisto que pueda surgir al poco tiempo. No queremos que esto pase obviamente, pero es una posibilidad. Por eso, utiliza el fondo de emergencia cuando de verdad no exista ninguna otra manera de hacer frente a esa emergencia.

Una vez hayas superado el imprevisto y gastado la parte del fondo necesaria, tocará construirlo de nuevo hasta que vuelvas a tener la cifra mágica. La parte positiva de esto es que ahora ya sabes cómo hacerlo: marca un objetivo de ahorro y aporta dinero mes a mes hasta que tengas lo que necesitas de nuevo.

Esperamos que este artículo te sea útil para empezar a crear un fondo de emergencia y que aclare la importancia de tenerlo. Cuéntanos tu experiencia, ¿ya dispones de un fondo de emergencia? ¿Te costó mucho tiempo construirlo? Si tienes más ideas para crearlo nos lo puedes contar en los comentarios. ¡Nos vemos pronto!  

2 Comentarios

  • Cristina

    Un artículo muy completo y claro sobre la importancia de tener «las espaldas cubiertas». Una de las cuestiones que exponéis es una de las que a mí también me preocupa, el daño que puede causar la inflación a ese dinero que tenemos como fondo de emergencia. Estoy en la búsqueda de algún producto que aúne liquidez y rentabilidad y no está siendo fácil… Seguiré vuestro consejo y miraré los fondos de renta fija. Un saludo!
    Cristina- http://www.tusfinanzasfaciles.com

    • Lentos&Libres

      ¡Nos alegra que te guste el artículo! Exacto, no queremos que el fondo de emergencia pierda valor año tras año. Pero hoy en día las cuentas remuneradas (al menos en España) tienen una rentabilidad muuuuy inferior a la inflación, con lo cual no suelen ser una buena opción. Algunos fondos de renta fija, en cambio, sí nos pueden ayudar en esto 🙂

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *