Cómo comprar acciones en bolsa: guía para invertir tu dinero
Invierte

Cómo comprar acciones en bolsa: guía para invertir tu dinero.

Si preguntas a diez personas qué significa invertir dinero, más de la mitad te dirán que se trata de comprar acciones de empresas en la bolsa. Es normal, ya que cuando leemos noticias o escuchamos hablar de inversión, casi siempre se habla de la bolsa y las acciones.

Pero antes de que te lances a comprar y vender acciones es muy importante entender qué son las acciones de empresas y cómo puedes invertir en bolsa con ellas. Comprar acciones requiere tiempo y conocimiento, porque si no sabes bien lo que estás haciendo, es más fácil equivocarse y perder dinero que invirtiendo a través de otros productos. Pero para eso estamos aquí, para explicarte qué son y cómo invertir en ellas 😉 .

¡Go, Go, Go!

Cómo comprar acciones en bolsa: la guía para invertir tu dinero

Qué son las acciones de empresas

Para entender bien qué son las acciones vamos a empezar viendo de dónde salen. Y es que las acciones que ves en bolsa no han estado siempre ahí, desde las grandes pirámides egipcias, si no que las empresas las crean para conseguir dinero. 

Cuando una empresa quiere captar más capital, una de las opciones que tiene es vender una parte de la compañía a nuevos inversores. Si la oferta es pública, la empresa emite una cantidad determinada de títulos a un precio y los pone en venta en la bolsa. Estos títulos son las acciones de esa empresa, y una vez en la bolsa los inversores los pueden comprar y vender.

Las acciones de una empresa que se cotizan en bolsa son participaciones de esa empresa, es decir, son porciones de la empresa que están en venta y que tú puedes comprar y vender. 

Por lo tanto, cuando compras acciones de una compañía te estás convirtiendo en co-propietario junto con el resto de accionistas. Eso significa que cuando la empresa va bien y reparte beneficios, tú también te llevas una parte en forma de dividendos (si la empresa los da, claro). No solo eso, si no que la acción subirá de valor y tu inversión crecerá. Pero si las cosas van mal también sufrirás las pérdidas. Compartirás el destino de la compañía mientras conserves sus acciones.

¿Comprar acciones es para mí?

Todo dependerá de cuál sea tu perfil como inversor/a. Según tu forma de ser y tu situación personal y financiera, comprar acciones en bolsa puede ser adecuado o no para ti. Si no lo has hecho ya, te recomendamos que leas nuestro artículo Cómo empezar a invertir en bolsa para saber más sobre perfiles de inversión y descubrir el tuyo. 

Pero debes tener clara una cosa: comprar acciones no es un juego. Cuando hablamos de comprar acciones, nos imaginamos como lobos de Wall Street en trajes de Armani gritando “¡Compra! ¡Vende!”. Lo siento, la realidad no es tan “cool”. Invertir en acciones es sobretodo investigar las empresas con calma y dedicarle tiempo. Imagínalo como la investigación de un detective. Lo “cool” es obtener buenos beneficios 😉 .

Recuerda, invierte únicamente en aquellos productos que entiendas y sepas como funcionan. Este es un consejo que os damos siempre, ya que corres mayor riesgo de perder dinero cuando inviertes en productos que no entiendes.

Para aclarar las dudas que puedas tener sobre si es una inversión adecuada para ti o no, veamos las principales características de invertir en acciones de empresas, y decide si es algo que te encaja:

  • Comprar acciones de empresas concretas requiere más dedicación que invertir en otros productos. Por ejemplo, tendrás que dedicarle más tiempo que si te centras en fondos de inversión. Deberás analizar una a una las empresas que quieres comprar, y eso lleva tiempo. Siempre puedes decir “que va, no es cierto, yo con dedicar cinco minutos puedo escoger una acción, comprarla y ganar dinero a largo plazo”. Tú verás, pero ni los mejores inversores del mundo consiguen hacer eso. Si eres así de impulsivo/a mejor aléjate de las acciones 😉 .
  • Tiene más riesgo que otros tipos de inversión. Cuando inviertes comprando acciones de empresas, es necesario tener una cartera diversificada (calma, cubriremos este punto más adelante en este artículo), pero nunca estará tan diversificada como un fondo de inversión de renta variable que invierte en decenas de empresas distintas. Como tu inversión estará concentrada en menos empresas, cuando una acción baje de precio significará un golpe mayor en el total de tu cartera.  Además, al tratarse de renta variable, las acciones tienen más riesgo que por ejemplo la renta fija.
  • A cambio de más riesgo, comprar acciones tiene mayor potencial de beneficios. Este punto es una consecuencia del anterior. Tu inversión en acciones siempre estará más concentrada en unas pocas empresas que la inversión de un fondo, así que cuando a las empresas de tu cartera les va bien los beneficios se notarán más. Imagina que tienes acciones de cuatro empresas, todas en la misma proporción en tu cartera, es decir, un 25% cada una. Si una de esas acciones dobla su valor, tiene un impacto mucho mayor que si solo significara el 1% de tu cartera.
Cómo comprar acciones en bolsa: descubre si es una inversión para ti.
Reflexiona si invertir en acciones encaja con tu forma de ser

Si sientes que no encajas con este tipo de producto, no pasa nada. Existen muchas opciones para invertir tu dinero y obtener beneficios a largo plazo. Puedes leer nuestro artículo de Productos para invertir para inspirarte y buscar alternativas que se adapten mejor a ti.

Aunque personalmente te resulte atractivo comprar acciones concretas, si nunca antes has invertido en bolsa y ahora estás empezando, nuestra recomendación es que primero inviertas en fondos de renta variable. También estarás comprando acciones, pero no tendrás que elegirlas ni hacer la investigación de cada empresa. Así empezarás a invertir más rápido y fácilmente. Y mientras tu dinero ya se está moviendo, tendrás tiempo de aprender a analizar y comprar acciones por tu cuenta.

Cómo analizar acciones

Hay dos maneras principales para analizar las acciones de las empresas y decidir si te interesa comprarlas o no: el análisis fundamental y el análisis técnico.

Ambos intentan saber cuándo es el mejor momento para comprar y vender acciones, y así conseguir los mayores beneficios posibles. No obstante, los dos métodos analizan cosas distintas para obtener sus conclusiones.

No vamos a profundizar mucho en este tema ya que es muy extenso, solo explicaremos lo básico para que sepas qué es cada tipo de análisis. Si te interesa saber más sobre ello, te recomendamos leer las siguientes referencias:

Análisis fundamental

En el análisis fundamental, se analizan las empresas para saber si el precio de su acción se corresponde con el valor real de la empresa. Por valor real nos referimos a la capacidad de la empresa de generar beneficios para los accionistas en el largo plazo. Esto se hace analizando los valores “fundamentales” de la empresa: el PER (ratio del precio de la acción entre los beneficios), cuánta deuda tiene, el historial de beneficios, cuánto dinero en efectivo posee, etc. 

Una vez hecho este análisis, la idea es comprar acciones de empresas cuya acción tenga un precio bajo comparado con su valor fundamental, es decir, estén “baratas”. Y cuando el precio de la acción suba, vender en el momento que la acción tenga mayor precio que el valor de la empresa, en este caso esté “cara”. De hecho, es el método más clásico y probado de ganar dinero: comprar barato y vender caro.

Cómo comprar acciones: Invierte en el mercado de valores
El mercado de valores se parece a cualquier mercado, la clave es comprar barato y vender caro

Pongamos un par de ejemplos de acciones “baratas”. Uno puede ser una empresa que cada año tiene más beneficios pero el precio de su acción no ha subido, de manera que no refleja todavía el incremento de ingresos. Otro caso puede ser una empresa cuya acción tenga un precio muy constante con los años, pero dé grandes dividendos a sus accionistas cada año. 

Si quieres invertir en el largo plazo, como siempre aconsejamos que hagas, creemos que es el método de análisis más recomendable. Como cualquier tipo de inversión, hay riesgo. Pero este método se basa en conceptos y principios conectados a la realidad económica de la empresa, y eso lo hace más seguro que otros.

Si utilizas el análisis fundamental y haces bien los deberes, comprarás acciones de empresas con buenos beneficios y con finanzas fuertes. Estas empresas tendrán menos riesgo de quebrar que otras de la competencia y mayores probabilidades de crecer en el futuro. Este tipo de empresas a la larga se revalorizan, cosa que te producirá beneficios al vender las acciones.

El ejemplo claro de que esta forma de invertir funciona, es que los mejores inversores del mundo, entre ellos Warren Buffet y Peter Lynch, han hecho sus fortunas comprando acciones de esta manera.

Análisis técnico

El otro tipo de análisis es el análisis técnico. La idea base de este método es que el precio futuro de una acción se puede predecir a través de su precio pasado. Por lo tanto, analizando los precios anteriores de una acción, las personas que emplean el análisis técnico creen que pueden saber cuándo conviene comprar y vender.

Esta técnica tiene dos “escuelas”: el Análisis Técnico Occidental y las Velas Japonesas. La diferencia entre ellas son los patrones que buscan en los gráficos de las cotizaciones, pero las dos intentan lo mismo, predecir el precio de las acciones.

El análisis técnico asume que el mercado es eficiente y racional. Eso se traduce en que el precio de las acciones es siempre justo y representa fielmente su valor. Pero esta premisa es cuestionable

La bolsa son millones de personas comprando y vendiendo. Y los humanos no somos 100% racionales, por mucho que queramos creer lo contrario. Así que cuando contamos el comportamiento de millones de personas a la vez, asumir que será racional es muy arriesgado. De hecho, los grandes cracks de la bolsa son ejemplos de comportamiento irracional donde muchísima gente vende acciones presas del pánico.

Qué son las acciones - Cómo invertir en bolsa
Las Velas Japonesas es uno de lo métodos del análisis técnico

Además, no hay una base sólida que sostenga las predicciones del análisis técnico. Algunos de sus conceptos tienen una explicación psicológica en el comportamiento humano, como las zonas de resistencia, pero la mayoría solo se basan en patrones que se interpretan en los gráficos de las cotizaciones. Y muchas veces cuando buscas estos patrones en los gráficos solo ves señales difusas. Es como mirar los resultados de los últimos partidos de la liga de fútbol y predecir qué ocurrirá en la siguiente jornada. Si de verdad fuera tan fácil todo el mundo ganaría las apuestas deportivas.

Cómo puedo comprar acciones en bolsa

Nos encanta llegar a esta parte, ya que es la más fácil de explicar 😀 . Actualmente casi todos los bancos ofrecen servicios de broker con los que puedes comprar acciones. Simplemente visita la web de tu banco, llámales o pregunta en una de sus oficinas, y verás los servicios de inversión en bolsa que tienen. Si no te convence puedes buscar alternativas en otros bancos. Fácil.

No obstante, antes de escoger ningún banco hay que comprobar siempre dos cosas: las comisiones y los mercados en los que podrás operar. 

Para que tengas un punto de partida, a continuación te damos una selección de bancos españoles para comprar acciones, los cuales ofrecen un buen equilibrio entre comisiones y simplicidad para operar:

Una vez sepas qué banco será tu broker, es momento de abrir una cuenta para poder invertir en bolsa. Dependiendo de si ya eras cliente o no, pueden pasar dos cosas:

  1. Si es el banco donde ya tenías tu cuenta corriente o de ahorro, entonces simplemente indícales que quieres comprar y vender acciones y te abrirán tu cuenta de inversión automáticamente. Como decíamos antes, fácil.
  1. Si todavía no eres cliente del banco tendrás que abrir una cuenta de inversión con ellos. Al hacerlo también te abrirán una cuenta de ahorro de donde saldrá y entrará el dinero que estés invirtiendo en acciones. También fácil 🙂 .

Comisiones por comprar acciones en bolsa

Antes de abrir una cuenta de broker con un banco estudia muy bien las comisiones que te cobrarán. Cuando hablamos de invertir en acciones hay dos tipos de comisiones:

  • Comisión de compra/venta. Es la comisión por comprar y vender acciones, y se te cobrará cada vez que hagas una transacción. Es un porcentaje del dinero de la operación, pero tiene un mínimo, y en el caso de no hacer operaciones muy grandes siempre caerás en el mínimo. Por ejemplo, imagina que es un 0,2% con un mínimo de 10€ y compras acciones por valor de 1000€. Un 0,2% de 1000€ son 2€, pero como no llegas al mínimo te cobrarán los 10€. 
  • Comisión de custodia o mantenimiento. Es la comisión que el banco o broker cobra por mantener las acciones en tu cartera. Muchas veces esta comisión no la cobran si haces un mínimo de operaciones de compra/venta al año, pero igualmente debes tenerla presente.

Vigila las comisiones e intenta siempre que sean lo más bajas posibles, ya que afectan negativamente a la rentabilidad de tus inversiones porque se restarán de tus beneficios.

Países en los que puedes comprar y vender acciones

En España, la gran mayoría de bancos permiten comprar y vender acciones en la bolsa española, las de los países de Europa y en Estados Unidos. Si quieres operar en otro mercado distinto asegúrate que podrás hacerlo. No quieres abrir una cuenta en un nuevo banco para comprar acciones japonesas y descubrir en el último momento que no puedes hacerlo.

También debes saber que las comisiones de compra y venta de acciones dependen del mercado en que inviertas. Siempre pagarás menos comisiones por comprar acciones de empresas del mismo país donde esté tu banco.

Crea tu cartera de acciones

La cartera de acciones es el conjunto de acciones distintas que tienes: cuántas tienes de cada empresa, su valor, etc. Antes de que te pongas a comprar acciones a lo loco, es bueno que definas cómo quieres que sea tu cartera.  Piensa cuánto dinero quieres invertir en acciones y aproximadamente en cuántas empresas distintas te gustaría invertir. 

No hace falta que lo pienses todo al detalle, pero sí que está bien prepararse un pequeño esquema de cómo quieres hacerlo. Esto te ayudará a invertir responsablemente y no comprar sin control solo porque una acción parezca bonita o barata.

Además, es muy importante que diversifiques las acciones que poseas. No concentres todo tu dinero en una sola acción, invierte y compra siempre en varias empresas distintas. De hecho, si son acciones de diferentes sectores económicos y países, mejor. La idea es protegerte contra caídas fuertes del valor de tus acciones.

Pongamos el caso de Héctor, que invierte 5000€ pero solo compra acciones de una empresa de videojuegos. Esta empresa ha tenido buenos beneficios los últimos años, así que Héctor cree que poniendo todo su dinero en esa empresa maximizará su inversión. ¡Mal Héctor, mal! Seis meses después de comprar, unos hackers piratean la empresa y roban datos de los usuarios, haciendo que la empresa se desplome en bolsa un 50%, y de paso Héctor pierda 2500€ en un día.

En cambio, si Héctor hubiera diversificado su cartera correctamente podría haber invertido 500€ en la empresa de videojuegos, un 10%  de su inversión total, y repartir los 4500€ restantes en otras acciones distintas. El día del hackeo las acciones igualmente habrían perdido un 50% de su valor, pero en este caso “solo” le hubiera costado 250€.

Cómo invertir en acciones de empresas
Si tu cartera es demasiado grande tendrás un puzzle imposible de manejar

No hay un número mágico de acciones distintas que debas tener, cada uno tiene sus preferencias. Sin embargo, nosotros aconsejamos tener acciones de entre 7 y 12 empresas distintas, cubriendo sectores económicos y países distintos. Este número es una orientación y está pensado si quieres que tu inversión principal sea en acciones concretas. En cambio, si tu inversión principal es en fondos puedes reducir el número de acciones, porque ya estarás diversificando en fondos.

El número de acciones que aconsejamos tener en cartera viene de nuestra propia experiencia. Es una cantidad adecuada para tener una cartera de acciones diversificada y al mismo tiempo manejable. Si tienes demasiadas empresas en cartera será muy difícil que puedas estar al día de todo lo que ocurre en ellas.

Ya has comprado acciones ¿Ahora qué?

Genial, ya sabes qué son las acciones, cómo invertir en ellas e incluso has elegido algunas de las que comprarás (diversificando ¿eh? 😉 ). Así que te pones manos a la obra y las compras, de manera que ya están en tu cuenta de inversión del banco. Fantástico ¿y ahora qué? 

Si estás invirtiendo a largo plazo, como siempre recomendamos, lo aconsejable es mantener las acciones mientras la empresa muestre un buen crecimiento y proyecte buenos beneficios. Las empresas con buenos resultados a la larga se revalorizan, así que mantenlas mientras crezcan, y cuando dejen de crecer vende.

Pero claro, nadie es infalible. A veces tu análisis fallará, el precio de la acción bajará y no se recuperará porque la empresa ha tenido un problema grave. No pasa nada. En esos casos vende cuando detectes el problema y no sigas con esa empresa si no parece que vaya a recuperarse. Es mejor limitar las pérdidas que aferrarse a una causa pérdida.

Antes de comprar acciones deberías establecer tus objetivos de beneficios y tus condiciones para vender una acción. Así no improvisarás ni te dejarás llevar por la euforia o el pánico, si no que tendrás un plan de acción y un criterio de compra/venta a seguir.

Por ejemplo, hay personas que compran una acción esperando obtener un beneficio concreto, por ejemplo un 30%, y cuando lo consiguen venden. Otras compran una acción y la mantienen mientras la empresa vaya bien, y solo venden cuando el ritmo de crecimiento baja. También hay gente que no tolera ver pérdidas y en cuanto el valor de la acción baja, la venden (seguramente estas personas no tienen el estómago para invertir en bolsa).

Una vez tengas clara tu hoja de ruta, mantente firme con lo que has decidido. Lo peor que puedes hacer es cambiar de criterio cada semana según lo que salga en las noticias o diga la vecina de arriba. Después de un tiempo invirtiendo con este criterio de compra/venta, auto-evalúate para ver si debes cambiar algo. Que seas firme no significa que no puedas aprender de los errores 🙂 .

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Crees que comprar acciones es una buena forma de inversión para ti? Esperamos que te haya sido útil para entender mejor qué son las acciones y cómo puedes invertir en bolsa con ellas. Si con toda esta información crees que comprar acciones es lo tuyo ¡adelante! Comienza a invertir y construye tu camino hacia la libertad financiera. 

No olvides compartir tu experiencia inversora con nosotros en los comentarios y pregúntanos si tienes alguna duda 🙂 ¡Hasta la próxima!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *