excusas que te impiden invertir cabecera
Invierte

Desmontando las excusas que te impiden invertir

A todos nos ha pasado. Queremos empezar a hacer algo pero nos da pereza o nos parece difícil, así que nos ponemos excusas para no hacerlo. Y en el momento de querer invertir dinero nos puede pasar lo mismo. Por eso en este artículo vamos a desmentir las excusas que te impiden invertir y que escuchamos constantemente.

Es fácil que te atrapen estas excusas. A nosotros nos ha pasado también. Pero en cuanto lo piensas con calma y consigues vencer la pereza, te das cuenta que en realidad no son barreras insalvables, de hecho en la mayoría de casos son barreras inventadas. Porque las excusas solo son eso, excusas. Y si quieres avanzar necesitas desmontarlas para que no te sigan frenando.

¡Es hora de ponerse las pilas!

Excusas para no invertir

Excusas que te impiden invertir

Es demasiado complicado

A veces cuando miras noticias, videos o webs de inversión y finanzas parece todo un galimatías incomprensible lleno de siglas y símbolos que no entiendes. Que solo pueden invertir los profesionales. Eso te puede echas atrás, pero en realidad es más sencillo de lo que parece.

Si quieres invertir de manera sencilla y a largo plazo como defendemos nosotros, entonces no es complicado. Tendrás que dedicar un poco de tiempo para aprender algunos conceptos clave y tener una base sólida que te permita invertir sabiendo lo que haces, pero con eso será suficiente.

No queremos que vayas a lo loco, pero tampoco es necesario hacer extrapolaciones ni análisis estadísticos para invertir de manera responsable a largo plazo. Esas cosas déjalas para la gente que quiere invertir a muy corto plazo y jugarse su dinero.

Con aprender conceptos básicos que todo el mundo puede entender, como la rentabilidad, que es un fondo de inversión, renta fija o variable y alguna cosa más es suficiente para invertir en lo básico.

Tampoco es necesario estar al día de las noticias económicas. ¿Cómo van las proyecciones del PIB de la zona euro? ¿China va a subir los aranceles en las materias primas? Esas cosas afectan a la economía, sí, pero para invertir a largo plazo, no necesitas saber todo eso a cada minuto.

No tengo tiempo

Esta es una de las peores excusas que te impiden invertir, y de las más fáciles de desmontar. Aunque dispongas de muy poco tiempo, hay productos de inversión que no requieren casi atención por tu parte.

Por ejemplo, están los Robo-Advisors, con los cuales puedes crear una cartera de fondos de inversión en poco más de 20 minutos y despreocuparte. Esta cartera de fondos se gestiona automáticamente para mantenerla equilibrada, y tú solo tendrás que enviarle dinero cuando quieras. En este artículo sobre Robo-Advisors te explicamos con detalle qué son y cómo invertir con ellos.

Que el tiempo no te detenga.
Con muy poco tiempo puedes empezar a invertir, no uses esa excusa

Y si tienes algo más de tiempo libre (que es fácil que algún rato tengas) solo con dedicarle algo más ya podrás invertir en otros productos, como fondos de inversión que escojas tú o acciones, para lo cuál tampoco necesitas excesivo tiempo.

Así que no te pongas esta excusa, porque con 20-30 minutos libres puedes empezar a crear tu cartera de inversión. O piénsalo así, un par de partidas menos al Candy Crush y puedes emplear ese tiempo en hacer algo que te reportará muchos más beneficios 😉 .

No sé nada de finanzas ni inversión

Si no sabes del tema y de verdad quieres hacerlo, te toca informarte, aprender y mejorar tus conocimientos. Lo que nunca debes hacer es invertir si no sabes lo que estás haciendo. Pero no lo uses como una excusa.

Como ya hemos dicho, no es tan complicado como parece y no necesitas una carrera en física cuántica para aprender lo necesario. Cuando te pongas con ello te darás cuenta de que los conceptos son sencillos. Si le dedicas algo de tiempo puedes aprender.

¡Y estamos aquí para ayudarte! En el Diccionario financiero explicamos los conceptos básicos de finanzas e inversión para que la falta de conocimientos no te frene. Así ya puedes borrar esta excusa, más fácil imposible.

Además, en la sección de Inversión del blog te explicamos qué opciones de inversión existen y sus características para que las conozcas y puedas escoger la que mejor se adapte a ti.

No solo eso, sino que en el blog también encontrarás artículos sobre organización y ahorro que te serán útiles para ordenar tus finanzas, por ejemplo, Cómo analizar tus finanzas personales y Cómo gastar menos.

Gestionar tu dinero e invertir no debe asustarte, sólo hay que empezar a leer para descubrir que no es complicado. El desconocimiento es lo que nos genera miedo. Y recuerda, hay opciones de inversión para todos los niveles.

No tengo suficiente dinero / Se necesita mucho dinero para invertir

La primera puede ser verdad en algunos casos. Hay personas que realmente no tienen ahorro disponible para invertir. En ese caso, no es una excusa, es la realidad y hay que poner en orden las finanzas antes de poder invertir. ¡Ánimo! te acompañamos en el proceso empezando por Analizar tus finanzas para mejorar tu economía. Puedes hacerlo 🙂 .

La segunda es una de las excusas que te impiden invertir más escuchada y parece un mito muy extendido. ¡Pero es mentira!  Solo hace falta un poco de educación financiera para darte cuenta de que no es verdad. Recuerda que hay opciones de inversión que requieren poner muy poco dinero para empezar.

Excusas que te impiden invertir. No necesitas ser rico para invertir.
Puedes invertir aunque no tengas mucho dinero. ¡No es solo para ricos!

Por ejemplo, hay fondos de inversión con comisiones muy bajas, lo cual te permite invertir cantidades muy pequeñas (tan pequeñas como 1€) sin que las comisiones te penalicen. Así que no necesitas tener mucho dinero para invertir. ¡No caigas en esa trampa!

Es demasiado arriesgado

Toda inversión tiene un riesgo, cierto. Hay que que aceptar el riesgo como el precio a pagar por obtener beneficios, siempre que el nivel de riesgo no exceda lo razonable. Pero la sensación de riesgo desproporcionado viene, de nuevo, por la falta de conocimiento.

En la mayoría de casos el riesgo está proporcionado con la rentabilidad que te puede ofrecer esa inversión, a mayor riesgo más beneficios potenciales y viceversa. Con educación financiera y sentido común verás que el riesgo es mucho menor de lo que te parece ahora.

Es verdad que hay productos muy arriesgados, como los derivados y materias primas, pero también hay productos con riesgos muy controlados. Por ejemplo, la inversión en renta fija tiene riesgos muy bajos, pero claro, te dará beneficios más pequeños. Las acciones de empresas y los fondos de inversión de renta variable son una opción intermedia.

Lo arriesgado de verdad es dejar todo tu dinero parado en la cuenta corriente y que la inflación le haga perder valor. También es mucho más arriesgado hacer apuestas o jugar a la lotería, ya que lo más probable es que ese dinero no lo recuperes nunca y mucho menos que saques beneficios de ello. ¿Lo habías pensado alguna vez?

Soy demasiado joven/mayor para ponerme a invertir ahora

A ver, que podemos decir sobre esta excusa. Ah sí, ¡MAAAAAL!

Nunca eres demasiado joven para empezar a invertir. De hecho, cuanto más joven seas mejor, ya que te podrás aprovechar del efecto del interés compuesto durante más tiempo y será más probable que obtengas mayores beneficios a largo plazo.

Y si crees que eres demasiado mayor y has perdido ese tren, piensa que más vale tarde que nunca. Aunque empieces tarde es mejor conseguir algo de rentabilidad que cero. Es verdad que el efecto del interés compuesto lo aprovecharás menos, pero seguro que no consigues nada quedándote quieto.

Eso sí, cuanta más edad tengas menos riesgo debes buscar en tus inversiones. No quieres poner en peligro los ahorros para la jubilación que tanto te ha costado guardar.

Una cosa está clara, si no haces nada, no cambiará nada.

No me interesa el dinero, por eso paso de invertir

Pues debería interesarte, ya que te guste o no, el dinero mueve las sociedades en las que vivimos, y lo necesitas para vivir. Necesitas dinero para pagar tu vivienda, tu ropa, internet, etc. No solo eso, en algún momento querrás dejar de trabajar y retirarte, y para eso ¡oh, sorpresa! necesitas dinero.

Excusas que te impiden invertir. Yo paso del dinero
Aunque no te interese el dinero, no lo quemes por lo menos :S

No se trata de caer en la avaricia y querer acumular por acumular, pero debes reconocer la importancia que tiene y llevarte bien con él. No lo ignores ni le tengas miedo, al contrario, aprende a utilizarlo en tu favor.

Por eso debes prestarle atención al dinero, aprender sobre él y saber cómo funciona. Te darás cuenta de lo necesario que es invertir para generar ingresos adicionales, a parte de lo que ganes con tu trabajo, y como así ganas libertad personal.

Quiero disfrutar de mi dinero ahora

Invertir no es incompatible con disfrutar de tu dinero en el momento. Al contrario, con una planificación sencilla puedes disfrutar el presente y preparar el futuro. Invirtiendo generas riqueza para ser menos dependiente en el futuro. ¿Te imaginas jubilarte antes de tiempo? ¿O tomarte un tiempo sabático sin preocuparte por el dinero?

Además, en muchos productos de inversión puedes retirar tu dinero casi al instante si necesitas disponer de él en caso de urgencia o necesidad, así que lo tienes disponible prácticamente en cualquier momento si lo quieres.

¡Se acabó también esta excusa!

No me preocupa el futuro porque tendré una pensión digna del estado

Jajajajjaja, es un buen chiste… De ilusiones también se vive y es gratis 🙂 .

Pero la realidad demográfica y económica de España (y de muchos otros países) nos dice lo contrario. Una población envejecida y menos gente activa cotizando hace que cobrar una pensión digna sea como tener un unicornio. Quizás cobremos algo, pero no debemos confiar en que nos permitirá tener una vida adecuada.

Esperando la jubilación
Si esperas vivir de la jubilación que te dé el Estado, prepárate para una travesía por el desierto

Por eso es tan importante invertir y empezar a construir un patrimonio cuanto antes. De esta forma ganamos tranquilidad y libertad para decidir cuando dejar de trabajar y asegurarnos de tener una vida digna el día que no ingresemos dinero.

No sé cómo empezar

Es cierto que comenzar a invertir puede intimidar. Tantas opciones distintas te abruman y no sabes por dónde empezar, ni siquiera por dónde deberías comenzar a informarte.

Fondos de inversión, acciones, Letras del Tesoro, derivados, etc. La lista parece no tener fin. Y después están todos los libros que puedes leer sobre finanzas e inversión, otra lista interminable. Realmente puede ser un océano en el que te pierdas.

¡Pero el primer paso es empezar! Una cosa a la vez y paso a paso. Para que no te pierdas en el mar de información, tenemos algunos posts para aprender fácilmente cómo puedes invertir: Cómo empezar a invertir y Productos para invertir.

Después de leer estos artículos sabrás que opciones tienes y cómo puedes empezar a invertir, así que esto ya no será una excusa.

A partir de aquí puedes leer el resto de los artículos del blog para aprender más poco a poco, o buscar literatura externa de otros autores. En ese caso, no te pierdas nuestras recomendaciones de 8 libros de finanzas e inversión.

Después de leer esto esperamos haber desmentido las excusas que te impiden invertir 😉 ¿Te sientes identificado/a con alguna de ellas? ¿Cómo has conseguido superarlas? Cuéntanoslo en los comentarios. Y si tienes cualquier duda, escríbenos y estaremos encantados de contestarte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *