Presupuesto de grandes gastos
Ahorra,  Organízate

Cómo hacer un presupuesto para los grandes gastos

En algunas épocas del año solemos gastar más dinero del habitual: navidad, vacaciones de verano, vuelta al colegio, cumpleaños, etc. ¿Te suena? Seguro que sí.

Muchas personas no planifican el ahorro para estas épocas de gasto y luego necesitan recuperar sus finanzas haciendo recortes drásticos. O peor, acaban con deudas. La famosa “cuesta de enero”, solo que no existe solamente en enero, sino también en otros momentos del año.

Si estás leyendo este artículo seguramente es porque a ti tampoco te gusta sufrir por tus finanzas en estas situaciones, pero no sabes muy bien cómo manejarlo.

Por eso hoy veremos cómo planificar y crear un presupuesto de grandes gastos. Así tus finanzas seguirán tan sanas cómo estaban antes de desembolsar el dinero, y tú podrás vivir estas situaciones con mucha más tranquilidad.

¡Vamos a ello!

Planificar y ahorrar para epocas de gastos

Las razones para planificar los grandes gastos

Seguramente en tu día a día ya tienes suficiente estrés y no necesitas añadir más agobio por gastos cómo regalos, libros, uniformes, vacaciones, etc… Te mereces vivir cada una de estas épocas del año sin preocuparte por el dinero.

Para evitarte preocupaciones, lo mejor es planificar y hacer un presupuesto de estos gastos, por varias razones:

  • Tendrás tiempo para ahorrar el dinero que necesitas y así no contraer deudas innecesarias. Seguro que no te apetece pagar durante meses el hotel de las vacaciones o los libros del colegio.
  • Fijando un presupuesto evitas la tentación de comprar cosas que no necesitas, fomentando un consumo responsable con lo que realmente te gusta y necesitas.
  • Te permite hacer ajustes por si aparecen contratiempos, ya que tendrás controlada la cantidad de dinero que destinas a cada uno de los gastos.

Tal y como te explicamos en el artículo Cómo gastar menos creando tu Plan Financiero, lo ideal es que hagas un Plan Financiero anual donde incluyas estos grandes gastos como un objetivo de ahorro. De esta forma vas ahorrando mes a mes sin casi darte cuenta y cuando llega el momento tienes todo el dinero necesario. Suena genial, ¿verdad?

Pero al calcular el presupuesto para estos gastos te pueden surgir varias dudas, ¿Cómo lo hago? ¿Cómo sé si estoy ahorrando lo suficiente o si me faltará dinero? Vamos a verlo paso por paso y te explicaremos dos casos diferentes:

  1. Si tienes un plan financiero, pero no sabes cómo cuantificar exactamente estos grandes gastos.
  2. Si no tienes un plan financiero, se están acercando las vacaciones/navidades/vuelta al cole/(inserta aquí tu gran gasto) ¡y todavía no has ahorrado nada!

Cómo hago un presupuesto de grandes gastos anuales

Ahora que ya sabes por qué es importante planificarlos con antelación, vamos a ver cómo elaborar tu presupuesto paso a paso para cada uno de los grandes gasros. Solo tardarás unas pocas horas y te quitarás un montón de preocupaciones.

Idealmente es mejor hacer este ejercicio a final de año para planificar el año siguiente. Así podrás ordenar cada gran gasto según vaya a ocurrir antes o después, e ir ahorrando mes a mes dando prioridad al gasto más próximo. Recuerda incorporarlos como un objetivo de ahorro a tu Plan Financiero.

Si no lo has hecho y ya estás, por ejemplo, a mitad de año, puedes crearlo igualmente con los que quedan por venir. Y si falta muy poco tiempo para el próximo gran gasto y estás en un apuro, en el siguiente bloque veremos cómo ahorrar in extremis para evitar endeudarte.

1. Revisa en detalle lo que gastaste el año pasado

Esta parte no es muy emocionante. Pero, como siempre, la única forma de saber aproximadamente lo que vas a gastar es revisar lo que hiciste el año anterior. Esto es válido para cualquier momento del año, pero haremos un ejemplo con la vuelta al colegio de los niños.  

Gracias a que ya casi todos tenemos banca online, este ejercicio es bastante fácil y rápido. Imagina si tuvieras que buscar todas las facturas del año anterior, si es que las conservas todavía… Qué horror :S

Revisa los gastos del año pasado

¿Ya tienes una cifra total?, perfecto. Ahora haz una lista de las categorías en que gastaste este dinero, que en este ejemplo podrían ser:

  • Libros
  • Papelería (libretas, bolígrafos, estuches, etc.)
  • Mochilas
  • Uniformes
  • Ropa deportiva
  • Material electrónico (Tablet, pc, etc.)

Así obtienes una guía bastante precisa para hacer el presupuesto de este año. Además, al clasificar los gastos puedes hacer recortes en alguna categoría que quieras reducir.

2. Haz una estimación de lo que gastarás este año

Esta estimación se basa en el dinero que gastaste el año anterior. ¿Quieres gastar menos? ¿Puedes permitirte gastar más? ¿O vas a gastar lo mismo? Depende del gasto que estés analizando no tendrás mucho margen de decisión. Por ejemplo, los libros del colegio tendrás que comprarlos sí o sí, pero si hablamos de los regalos de Navidad, puedes decidir gastar más o menos este año.

También depende de tu situación personal y económica este año. Tus hijos no usarán la misma cantidad de libros en infantil que en secundaria, por lo que ese gasto subirá. O si te has quedado sin trabajo no podrás gastarte lo mismo en las vacaciones, por lo tanto tendrás que reducir.

Cada caso es un mundo, pero siempre haz la estimación partiendo de los gastos del año anterior y ajusta esta cifra según lo que prevés este año. Y recuerda: es un error gastar por encima de tus posibilidades, un error que se paga muy caro a largo plazo 🙁

3. Asigna una cantidad a cada categoría de gasto

Ya tienes una idea bastante clara de los grandes gastos este año. Ahora toca hacer el reparto de cuánto dinero destinas a cada categoría. Seguramente puedes tomar de base la misma lista que has hecho en el punto 1.

El objetivo de este ejercicio es que dividas el presupuesto y decidas donde va a ir cada euro. De esta forma cuando estés comprando, sabrás el límite que tienes para la categoría y te será muy fácil adaptar las compras a tu planificación.

Dividir el presupuesto también es positivo por si necesitas ajustar alguna categoría. ¿Has encontrado la ropa de deporte con descuento y no has gastado lo que habías adjudicado? ¡Perfecto! Ese sobrante lo puedes destinar a otro gasto.

4. Cíñete al presupuesto de gastos y ahorra mes a mes

Esto es la clave. Todo el tiempo que has dedicado no servirá de nada si no sigues el plan y ahorras cada mes una parte de tus ingresos hasta tener la cantidad necesaria.

Para mantener unas finanzas sanas es muy importante no gastar más de lo que puedes o acabarás endeudándote. Con la planificación adecuada puedes conseguirlo.

Si has seguido los pasos hasta aquí, entonces ya has creado tu presupuesto de grandes gastos y puedes fijarlos como objetivos de ahorro. ¡Hurra! Unas pocas horas de trabajo que te ahorraran muchas preocupaciones.

Creaste tu presupuesto de grandes gastos

Veamos ahora el segundo caso. 🙂

No tengo presupuesto, no he ahorrado y hay un gran gasto a la vuelta de la esquina. ¿Qué hago?

“¡Ai! Que Navidad es en dos meses y no he ahorrado N A D A…” “…que las vacaciones de verano son el mes que viene y tengo C E R O euros…” “Pero no quiero quedarme sin navidad y sin pisar la playa”.

Si has ahorrado poco o nada y no tienes un Plan Financiero (¡hazlo fácilmente con nuestra plantilla interactiva!), una manera rápida de saber lo que puedes gastar sin endeudarte es comparar tus ingresos con tus gastos fijos mensuales. Así sabrás el dinero exacto que te sobra cada mes y cuánto puedes ahorrar en el tiempo que te queda hasta las vacaciones o cualquier otro gran gasto.

Ejemplo práctico

Imagina que tus ingresos son de 1200€ al mes y lo que destinas cada mes para gastos imprescindibles son 950€ (esto es: hipoteca/alquiler, suministros, comida, transporte, etc… lo esencial para vivir, nada más) . Esto te deja un máximo de 250€ que puedes ahorrar cada mes.

Pongamos que haces este cálculo en junio y tienes vacaciones en agosto. Entonces dispones de unos 2 meses para ahorrar y en agosto tendrás 500€. ¡Esto es lo que puedes gastar en tus vacaciones! No hagas trampas. 😉

Tu presupuesto para este gasto no puede superar esta cifra porque es la única forma de que no contraigas deudas o pongas tus finanzas en jaque. Si el año anterior gastaste mucho más, ya sabes lo que toca: hacer recortes hasta ajustarte a lo que puedes hacer este año.

Este ejemplo pone en evidencia la importancia de planificar con antelación los grandes gastos en lugar de ir a «salto de mata». Ahorras de forma constante durante más tiempo y ocurren dos cosas:

  • Que necesitas ahorrar menos dinero cada mes, con tranquilidad, para conseguir la misma cantidad.
  • O bien, que al final dispondrás de más dinero para hacer lo que te apetezca. En cualquier caso, ¡planificar siempre es una ventaja!

Y ahora cuéntanos, ¿Planificas los grandes gastos? ¿Ahorras con tiempo? ¿O eres más de última hora? Y si ya has realizado tu Plan Financiero, ¡explícanos como ha ido! Seguimos hablando en los comentarios 😀

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *