Liquidez en finanzas personales
Diccionario

Liquidez en finanzas personales y productos de inversión

El Diccionario Financiero de Lentos&Libres sigue creciendo, y en esta entrada veremos qué es la liquidez en las finanzas personales, y por qué es recomendable tener un buen equilibrio de productos con mucha y poca liquidez.

Es probable que hayas oído antes la palabra liquidez refiriéndose a finanzas, pero que no tengas claro a qué se refiere. Es normal, ya que es uno de esos términos un poco “esotéricos”.

Pero no te preocupes, en este artículo te lo explicamos de forma clara y sencilla.

¡Te damos la bienvenida al diccionario de finanzas de Lentos&Libres! 😀

La liquidez en finanzas personales y productos de inversión.

¿Qué es la liquidez en finanzas?

En el mundo de las finanzas, la liquidez de un producto o activo indica cómo de fácil es convertirlo en efectivo. Es decir, vender el activo y obtener dinero en efectivo a cambio (ya sea en monedas/billetes como un ingreso en el banco).

Esta facilidad de transformar algo en dinero tiene en cuenta dos aspectos: lo rápido que puedes hacer el cambio a efectivo y que al venderlo pierda el menor valor posible. Por eso no se considera que algo tenga una liquidez alta si para venderlo rápido pierdes la mitad de su valor.

Solo con la explicación teórica puede parecer complicado, pero no lo es. Veamos unos ejemplos con productos reales que te ayudarán a entenderlo rápido:

  • El dinero en efectivo tiene un 100% de liquidez, pues para empezar ya es efectivo, así que no tienes que hacer nada para tenerlo disponible.
  • Otro activo muy líquido son las acciones de empresas, ya que las puedes vender en la bolsa casi instantáneamente sin que pierdan valor por hacer la venta.
  • En cambio, una casa tiene muy poca liquidez. Cuando quieras venderla para obtener dinero, puedas tardar meses en cerrar la transacción, y si tienes prisa por venderla rápido es probable que tengas que bajar el precio y obtener menos valor por ella.
  • Los planes de pensiones también son productos muy poco líquidos. Una vez los adquieres no puedes transformarlos en dinero en efectivo hasta pasados muchos años. Si quieres venderlos antes de tiempo te aplicarán penalizaciones y perderás mucho valor.

Ahora está más claro ¿verdad? 😉

Este concepto lo puedes aplicar a cualquier producto o activo que tengas y ordenar los elementos que forman tu patrimonio dependiendo de su liquidez. El siguiente esquema refleja una situación bastante común:

Grados de liquidez de los diferentes activos
Ejemplo de grados de liquidez

¿Tener mucha liquidez es bueno o malo?

Las cosas claras: tener liquidez, es decir dinero en efectivo disponible, siempre es bueno. Te permite reaccionar rápido a imprevistos, por ejemplo quedarte sin trabajo o un gasto médico inesperado.

Sin embargo, si tu liquidez es cero y por lo tanto no dispones de efectivo, eres vulnerable a gastos imprevistos y que no puedas pagar rápidamente.

¿Significa eso que contra más liquidez tengas, mejor? Pues no, se siente, no va a ser tan sencillo 😉

Está bien prepararse para lo que pueda pasar, pero no te pases de frenada. Tener una liquidez del 100% significa que todo tu patrimonio está en forma de efectivo en tu cuenta corriente y lo tienes parado sin hacer nada, lo cual tampoco es bueno porque pierde valor año tras año.

Lo aconsejable es:

  • Tener una parte de tu dinero en productos muy líquidos y efectivo, por si necesitas el dinero rápido.
  • Tener otra parte de tu patrimonio en productos menos líquidos pero que hagan crecer tu riqueza.  En nuestro artículo “7 razones para invertir” te explicamos porque es importante invertir una parte de tu dinero y no tenerlo todo parado en la cuenta corriente.

La clave está en tener un equilibrio saludable entre liquidez y dinero invertido/usado.

Recuerda la importancia de disponer de un fondo de emergencia. Un fondo de emergencia es una reserva de efectivo (100% líquido) que puedes usar para imprevistos y, oh vaya, emergencias 😊.

Pero al mismo tiempo, te permite invertir parte de tu patrimonio en otros productos de inversión menos líquidos, por ejemplo, acciones, fondos de inversión, inmuebles, etc, para que tu patrimonio crezca en el largo plazo.

¿Entiendes mejor que es la liquidez en las finanzas? ¿Tu patrimonio está en productos muy líquidos o poco líquidos? No dudes en escribirnos en los comentarios compartiendo tus dudas y experiencias. El Diccionario Financiero no para de crecer. ¡No te pierdas la siguiente entrada!

2 Comentarios

  • Sergio

    Gracias por el Diccionario. Aquellos que no invertimos «profesionalmente» sino como una forma de crecer en nuestra seguridad financiera, a veces nos encontramos ante términos de los que desconocemos su verdadero significado, y es muy bueno encontrar un diccionario como éste.

    • Lentos&Libres

      ¡Muchas gracias Sergio! Nos alegra que nuestro diccionario financiero te sea de utilidad. Como bien dices, a veces desconocemos lo que significan exactamente algunos términos y es importante entenderlos bien. Nosotros creemos firmemente en que la educación financiera debe ser sencilla y estar al alcance de todos 🙂

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *