Renta fija y renta variable, características
Diccionario,  Invierte

Renta fija y Renta variable: características y productos de inversión

Todos los productos de inversión se pueden clasificar entre renta fija y renta variable. La diferencia principal entre estos dos grupos es si el beneficio de la inversión está fijado o no desde el principio.

En este artículo te explicamos sus características y cuáles son los principales productos de inversión de cada tipo. ¡Además al final del artículo encontrarás una infografía resumen muy útil! No dudes en compartirla para expandir la educación financiera 😉

El mundo de las finanzas personales y la inversión está lleno de términos únicos. Si estás empezando puede ser que los desconozcas, y es importante entenderlos ya que si no te perderás parte de la película.

Por eso en esta serie de artículos explicamos los conceptos básicos, su definición y sus características, para que los tengas súper claros. ¡Te damos la bienvenida al Diccionario Financiero de Lentos&Libres! 🙂

Renta fija

La renta fija son aquellos productos donde sabes exactamente cuánto dinero ganarás al final de la inversión.

Para muchas personas es un atractivo muy grande, pues aunque la renta fija ofrece beneficios más pequeños que la renta variable, tiene una seguridad más alta. Si se te para el corazón cada vez que las bolsas suben y bajan, entonces la renta fija no te dará sustos. Pero ten en cuenta que tu inversión tampoco crecerá mucho, riesgo alto y beneficios altos van de la mano.

Veamos como funciona con un ejemplo práctico:

Decides invertir 1.000€ en renta fija, y lo haces en un producto que tiene una duración de 1 año y ofrece un interés del 10%. Así, después de un año recibes los 1.000€ que invertiste más 100€ de beneficio por el interés que te han pagado, en total 1.100€. Como ves, en el momento de invertir el dinero ya sabías cuanto recibirías al final, solo tenías que esperar a que pasara el tiempo acordado.

Productos de inversión más comunes

Cuando inviertes en renta fija le estás prestando dinero a alguien. Puede ser un gobierno o una empresa, pero en cualquier caso al hacer la inversión tú haces un préstamo y recibes tu dinero inicial (lo que invertiste) más un interés por dejar ese dinero. Es lo mismo que cuando le pides un préstamo al banco, pero en este caso eres tu quien le presta a un estado o una empresa.

Por este motivo, la renta fija se puede dividir dependiendo a quién le prestes tu dinero:

  • Deuda pública: Está formada por productos emitidos por los gobiernos. Los más habituales son las Letras del Tesoro y los Bonos Estatales.
  • Deuda privada: En ella encontramos los bonos emitidos por empresas privadas y ciertos productos ofrecidos por la banca, como pueden ser los depósitos bancarios.

Renta variable

La renta variable son todos los productos cuyo valor cambia en el tiempo. Es decir, sabes cuánto has invertido, pero no sabes cuánto dinero ganarás al final. Por lo tanto el beneficio de la inversión no está fijado, sino que es variable.

Como no puedes saber con seguridad la evolución del valor de tu inversión, los productos de renta variable son más arriesgados que los de renta fija. Pero al mismo tiempo suelen ofrecer beneficios mayores

Una característica común de estos productos es que al adquirirlos estás comprando algo. Por ejemplo, al comprar una acción de una empresa pasas a ser propietario de un trozo de esa empresa. O en el caso de comprar un inmueble, eres propietario de ese inmueble. No obstante, no todos los productos de renta variable proporcionan una posesión tan directa de algo, como te explicaremos más adelante.

Dentro de la renta variable los productos estrella son las acciones de empresas y los fondos de inversión, pero hay más alternativas en esta categoría. Por ejemplo la inversión inmobiliaria es renta variable, al igual que las materias primas, criptomonedas etc.

Recuerda, en renta fija sabes desde el principio el beneficio que obtendrás, siempre que mantengas tu inversión hasta el final del préstamo. En cambio con la renta variable nunca sabes de antemano el beneficio total de la inversión. ¡Tenlo en cuenta cuando elijas donde invertir tu dinero!

Productos de inversión más comunes de Renta variable

  • Acciones de empresas: las acciones son participaciones de una empresa. En otras palabras, son porciones de la empresa que están a la venta y tú estás comprando. Cuando la empresa reparte beneficios entre los propietarios, tú también te llevas una parte en forma de dividendos. No solo eso, si no que la acción subirá de valor y tu inversión crecerá. Pero si las cosas van mal también sufres las pérdidas. Compartirás el destino de la compañía mientras conserves sus acciones.
  • Fondos de inversión: un fondo recopila el dinero de muchos inversores para crear un gran capital y así hacer grandes inversiones en diferentes activos a la vez. Los fondos cuentan con equipos que los gestionan, por lo que son una buena opción si quieres invertir de manera fácil y sin complicarte la vida. ¿Te parece interesante? Accede a nuestro artículo completo sobre fondos de inversión.
  • Inversión inmobiliaria: es otro tipo de inversión muy común ya que se trata de una inversión en algo tangible y estamos muy familiarizados con ellos. Y es que todos vivimos en inmuebles, en casas. Tenemos ideas de como valorarlos y sabemos lo que nos gusta o no de ellos. Pero, como toda inversión en renta variable, conlleva unos riesgos que debes evaluar.
  • Criptomonedas: las criptomonedas son monedas digitales, es decir, dinero que no tiene soporte físico como los billetes o las monedas. Entre las más importantes se encuentran Bitcoin, Ethereum, XRP, Bitcoin Cash y Litecoin. En este artículo te explicamos sus características y nuestra opinión sobre si es una inversión recomendable o no.
  • Productos derivados: productos para invertir que basan su valor en un activo subyacente. Tienden a la especulación y al corto plazo, por lo que aunque pueden conseguir rendimientos altos también comportan muchos riesgos. En este artículo te explicamos lo qué son y porqué ir con cuidado al invertir en ellos.
  • Materias primas: producto de renta variable que sube o baja según el valor de la materia en cuestión (oro, aluminio, etc.)

Ahora ya sabes qué son la Renta fija y la Renta variable, sus diferencias y qué productos existen para cada una. En esta infografía tienes un resumen de lo que has aprendido en este artículo, te animamos a compartirla con otras personas a las que pueda ser de utilidad:

Diferencias entre renta fija y renta variable, infografía
Diferencias y principales productos de renta fija y variable

Cuéntanos tu experiencia, ¿conocías las diferencias entre renta fija y variable?. ¿Tienes alguna duda o reflexión que quieras compartir? Te leemos en los comentarios. El Diccionario financiero sigue creciendo. ¡No te pierdas la siguiente entrada! 😉

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *